Cultura

Compartir

A 71 años del fin de la Segunda Guerra Mundial

Te contamos algunas historias del holocausto que marcó la historia de la humanidad

El 2 de septiembre de 1945 concluyó la Segunda Guerra Mundial con la firma del acta de rendición incondicional de Japón. Una guerra que aún en estos tiempos se recuerda con dolor, nostalgia e indignación por todo lo sucedido en Alemania en los campos de concentración.

Es por eso, que el día de hoy recordaremos algunas historias de las personas que vivieron ese terror durante la Segunda Guerra Mundial.

Aron (Dereczynski) Derman dePolonia, describe cómo vivió la invasión alemana en su país:

"Mientras oía crujidos en el techo, pensaba Gracias a Dios, está lloviendo, pero no era lluvia, la casa se estaba incendiando... Eran la una o dos de la madrugada y lo único que se veía era gracias a la luz de la luna. Se podía ver todo lo que estaba pasando... Lo que sucedió fue que un grupo de rusos había quedado atrás. Los rusos no sabían que aquí ya no estaba el frente y había algún tipo de batalla. Así que salimos en medio de la noche y de inmediato nos arrestaron los alemanes. Nos reunieron en un lugar. Éramos alrededor de 15 o 18 hombres y había mujeres. Hicieron a un lado a las mujeres y se llevaron a los hombres. Y a cualquiera que tuviera puesta una gorra lo obligaban a quitársela. Y a cualquiera que no tuviera cabello lo apartaban y lo fusilaban".

Niels Bamberger nacido en Alemania, recuerda cómo fue la invasión de Dinamarca, lugar a donde huyó con su familia tratando de escapar de los nazis por ser judío:

"Ese día estábamos en la escuela. Veíamos montones y montones de aviones, aviones bombarderos uno detrás del otro; me refiero a cientos de aviones, alemanes en motocicletas, caballos arrastrando cañones y los grandes tanques que ocuparon el lugar. No les llevó más de un par de horas tomar el control de nuestro país. Como dije, no se pudieron resistir. Dinamarca era un país muy pequeño. La vida continuó igual, excepto que no se nos permitía caminar por la acera frente al banco. Había soldados apostados con armas y cascos de metal y cosas así frente a los bancos, hoteles e instituciones importantes que querían proteger. Aparte de eso, no pasaba nada más. La policía tenía el control, y el ejército danés, a pesar de estar allí, no tenía mucho para decir ni hacer".

Hana Mueller Bruml de Checoslovaquia, cuenta cómo vio la ocupación de Praga:

"Recuerdo el día que llegaron, lo recuerdo. Recuerdo el lugar, la calle en la que estaba parada; nevaba. Era un día frío y ellos estaban llegando. Yo estaba sola. Sólo pasaba por ahí. No estaba lejos, aproximadamente a 1 kilómetro de donde vivíamos. Los observábamos sobre sus carros con los tanques, los semiorugas y con sus armas apuntando hacia los tejados. Estaba nevando. Sabíamos que los tornillos se ajustarían más y más. Sabíamos lo que estaba sucediendo en Austria, pero de alguna manera teníamos la tonta esperanza, estábamos en Checoslovaquia, y me acuerdo que le decía a mi abuela, Somos afortunados de vivir en el siglo XX en Checoslovaquia porque una cosa como esa no nos puede suceder a nosotros".


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40