Cultura

Compartir

Baquetofonía deleita al público a ritmo de tambora sinaloense

Tambores, marimbas, tubas, saxofón, trompetas y clarinetes cautivaron anoche al público del Teatro de la Ciudad “Esperanza Iris”

Baquetofonía, bajo la dirección de Max Carreón, el ensamble de percusiones hizo retumbar el recinto de la calle Donceles con un concierto dividido en tres partes: música contemporánea, clásica y popular, con el cual atrapó las miradas de un público que los reconoció entre aplausos.

Considerada una de las agrupaciones folclóricas más representativas de México, que tiene como instrumento característico la marimba tradicional y la banda sinaloense, dejó un buen sabor de boca al ofrecer piezas de Eduardo Soto Millán, Arturo Márquez y Zeferino Nandayapa, entre otros.

Por medio de distintos arreglos inéditos y especiales fusionaron e interactuaron diferentes elementos del ensamble de percusiones, la marimba tradicional y la banda sinaloense, así como secciones de clarinetes y/o trompetas, marimbas tradicionales y de concierto, además de cantantes, bajo eléctrico, piano y tambores prehispánicos.

Los tambores prehispánicos se mezclaron con trompetas mayas y tambores kodo japoneses anunciando el inicio del recorrido musical.

La marimba mexicana acompañada de dos cantantes y un combo de jazz llevaron de lleno al sentimiento nacional.

Algunos tambores más y una sección de alientos dieron forma a una banda que se desplegó ejecutando obras de corte clásico y regional alternadamente, llevando al gran "tutti" final, en el que se interpretaron canciones de distintos estilos típicos.

El concierto arrancó con un par de marimbas y tambores y la presencia de cuatro músicos, quienes ejecutaron una especie de introducción musical con tamborazos y breves pausas de marimba.

Enseguida fluyeron gran variedad de melodías, interpretadas con instrumentos alternativos como cascabeles, palo de lluvia y triángulos; después, los tambores hicieron vibrar el recinto, acompañados por un par de mangueras con las que se simularon los sonidos del viento.

La segunda parte del concierto los metales se hicieron presentes al unísono, ensordeciendo y deleitando a los presentes con la pieza “Conga del Fuego”, de Arturo Márquez, donde más músicos en el escenario brillaron.

El concierto cerró con la música de banda sinaloense, misma que puso a bailar a la concurrencia, al ritmo de la tambora, acompañada de sones tradicionales, rancheras, corridos y valses, principalmente.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40