Cultura

Compartir

Blusas y vestidos de chaquira, traje típico de Ometepec, Guerrero

San José Ejido, es considerada la capital de la blusa de chaquira, donde sus mismos habitantes que han participado en las ferias artesanales

En San José Ejido, comunidad perteneciente a este municipio de la Costa Chica de Guerrero, las mujeres artesanas trabajan con rapidez el bordado de chaquira en blusas y vestidos, en los que exponen su creatividad y el color en estos trajes típicos para portar en festividades que se celebran en el estado.

Llegar a Ometepec desde Acapulco implica una distancia de tres horas y media por la carretera federal Acapulco-Pinotepa Nacional y 15 minutos más de camino para arribar a este poblado donde habitan más de 300 personas y donde el 90 por ciento de ellos se dedican a la actividad artesanal de la chaquira.

San José Ejido, es considerada la capital de la blusa de chaquira, donde sus mismos habitantes que han participado en las ferias artesanales o con sus propios recursos han salido fuera del estado para promover su creatividad y el color que usan al momento de bordar una blusa, un vestido o una camisa.

En cada esquina de la comunidad, se encuentra un local en el que se comercializan artesanías de este tipo como blusas de diferentes diseños de cuello, vestidos, collares, monederos, bolsas, cinturones, diademas y pulseras, entre otras.

Después del almuerzo o de realizar sus quehaceres domésticos, las mujeres, desde la madre, hija y nietas, se sientan en sus sillas toman su plato lleno de chaquira de diferentes tamaños y colores, una aguja especial e hilo y su pieza de tela de cuadrille para empezar a bordar flores, figuras de animales o el diseño que el cliente pida.

Magdalena Pineda Santiago, es la propietaria de un pequeño negocio llamado Artesanías de chaquira y accesorio, ubicada en la orilla de la avenida principal de este poblado.

Las clientas llegan al pequeño local que funciona con mucho esfuerzo desde hace 10 años y piden que les muestren las blusas de strapless color rojo y vestido azul que son adornados con chaquira.

Lucir un vestido de chaquira en los municipios de la Costa Chica de Guerrero se considera un lujo, dice Pineda Santiago porque para algunas mujeres se les hace costoso adquirir una prenda de 350 hasta 2 mil 500 pesos.

“Es un lujo porque no cualquiera lo puede comprar, aunque debería de usarlos muchas personas porque es una artesanía hecha a mano, pero la gente no valora este trabajo y quieren comprarlo a bajo costo”, precisó.

Blusas de manga larga, strapless, tipo corset, bata, blusones, blusas con olanes y con estampados de chaquira en cuello V, cuadrado y redondo, son los diseños que destacan porque también buscan estar a la moda y no quedarse rezagadas.

Doña Magdalena junto con sus hijas, nietas y sobrinas trabajan a marcha forzada para tener listo varios pedidos de blusas y vestidos que serán vendidos en los festejos patronales de los pueblos de la costa chica que durará hasta el 12 diciembre, fecha en que se festeja a la Virgen de Guadalupe.

Cuadrille, chaquira con una variedad de colores, hilo de algodón resistente, una aguja delgada del número 15 o más pequeña son las herramientas de las mujeres para empezar a bordar en cualquier espacio de su casa o debajo de la sombra de un árbol.

Una vez que se tiene “los petos”, como ellas le llama o las piezas de tela de cuadrille bordadas en diferentes figuras, otra persona se encarga de pegarlo en la blusa, vestido, camisa o bata que diseñará para vender en tela de popelina, licra, rayón, manta, lino, chifon, seda, piel de durazno o lo que el cliente pida.

“Hay diferentes cuellos conocidos como de cajón que es el tradicional, cuello V, de letilla, redondo, y tumbagón, pero que es más laborioso por el tejido de la chaquira, es más fino el bordado y más caro, está bordado en la tela plisada y vale 2 mil pesos la blusa, es un trabajo más laborioso”, explicó.

El cuello de cajón, tumbagón y letilla son los tradicionales y originales en la blusa de chaquira y tiene costo desde 800 hasta 2 mil 500 pesos.

La artesanía de doña Magdalena poco a poco ha ido creciendo en sus ventas, pues a través de redes sociales y con apoyo de una de sus hijas se difunde lo que este negocio familiar elabora.

Este traje típico de San José Ejido, considerado la cuna de la chaquira, se ha vendido en Tamaulipas, Oaxaca, Estados Unidos, Nayarit y la Ciudad de México.

El sueño de doña Magdalena es que sus ventas crucen más allá de las fronteras de México, así como poder acceder a un crédito gubernamental para poder hacer crecer más su negocio y con ello que esta artesanía se reconozca y se valore, pues en bordar una blusa con chaquira de doble vista se le dedica ocho horas diarias y se termina en dos o tres semanas.

Ante la necesidad, ella aprendió a coser en máquina desde hace 38 años y ahora es la que se encarga en su negocio de pegar los diseños de la tela bordada de chaquira. Cuando hay ventas, en un mes se llegan a entregar 20 piezas de ropa que fue solicitada a través de las redes sociales o en su negocio.

Dijo que desde el 1 de septiembre hasta el 12 de diciembre las ventas empiezan. “Estamos trabajando a marcha forzada, rápido nos ponemos a coser todo el día porque es en estos meses cuando se vende la blusa, ya pasando estas fechas se paró todo”.

Raquel Rivera Ruiz, sobrina de doña Magdalena, está orgullosa y contenta porque ella misma diseño un vestido blanco bordado con chaquira azul, amarillo, blanco, rojo, naranja y verde sobre una tela de chifon.

“Yo lo elabore, lo diseñe y le busque chaquira chica y la combine y con tela de chifon, es la que se está usando y está de moda es un vestido strapless ya sea para una fiesta o boda y le fuimos combinando lo hice con mis propias manos y le da más valor”, refirió.

En el mostrador del pequeño local, donde se exhiben monederos y carteras bordados con colores brillantes, Raquel explica que para empezar a bordar las figuras se necesita cortar la tela cuadrille y poco a poco al ir cociendo la chaquira hasta que tenga la forma.

Dijo que la combinación de colores de chaquira en el diseño de la pieza de blusa o vestido es importante para que te resalte de acuerdo a tu color de piel.

Para no quedar rezagados, las mujeres artesanas de San José Ejido también se actualizan y van cambiando los diseños. “Vamos creando diferentes modelos para niña, dama y señora, con manga, sin manga, strapless corset, nos vamos modernizando”, resaltó.

También diseñan camisas tipo guayaberas con bordado de chaquira, batas y blusas para niñas.

“Con tener a la mano un cuadrille y chaquira se puede hacer una infinidad de cosas, desde monederos, blusas para niño, caballero, batas, vestidos y es lo indispensable”, subrayó.

Las mujeres artesanas de San José Ejido invierten para su materia prima entre 100 y 250 pesos, esto es lo que cuesta el kilo de chaquira, del que se pueden bordar unas tres blusas.

Cabe destacar que en esta actividad artesanal, las niñas desde los 3 a 4 años ya empiezan a bordar el cuadrille con chaquira o collares, aretes o pulseras y cinturones trenzados.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40