Cultura

Compartir

Museo de Lyon rinde homenaje a pionero del cine en México

El Museo ubicado en la casa de los inventores del cine, los hermanos Lumiére, otorga un espacio principal a Gabriel Veyre, el operador que en 1896 filmó en México las primeras películas del cine nacional

El traje charro con el que el operador enviado por la Casa Lumiére recorrió México se conserva en buen estado en una vitrina del primer piso de la mansión natal de los Lumiére en Lyon, sureste, que guarda el primer proyector de cine de la historia y en cuyo recinto se filmó la primera película de la historia del séptimo arte.

Numerosas fotografías de Veyre, a bordo del barco “México”, o vestido con su traje charro y una pistola en el cinturón, recuerdan en el museo al joven francés, de 25 años, farmacéutico de formación, de quien se explica que “llegó a México para proyectar películas, pero sobre todo para filmar las primeras imágenes del país”.

“Las películas que Veyre hizo en México fueron algunas de las más bellas del catálogo Lumiére porque no son simples vistas de calle como se le pidió, sino temas diferentes y variados” destacó a Notimex el responsable del museo Lumiére, Fabrice Calzettoni.

“Los filmó porque fue el operador que era el más indisciplinado, que no respetaba el carnet de mandados que se le encargaban a los operadores”, precisó Calzettoni.

El director del museo que alberga además el Instituto Lumiére, la sede del festival del mismo nombre y una cinemateca, explicó que Veyre “hizo entre otras cosas que se reconstituyera un duelo” en la Ciudad de México, para filmarlo.

“También filmó una lucha entre caballos y patos, lo que es un tema divertido. Tenía una imaginación sin límites para encontrar temas, encuadres que no eran habituales y eso le gustaba mucho a Louis Lumiére”, resaltó Fabrice Calzettoni a esta agencia.

Por su valor y originalidad, algunas de la treintena de “vistas” que Veyre filmó en México, adonde llegó en julio de 1896 y pasó un semestre, fueron seleccionadas para ser restauradas entre las mil 425 que la Casa Lumiére filmó en países de los cinco continentes desde finales del siglo XIX.

Dos de ellas, en blanco y negro, sin sonido y de menos de un minuto de duración, aparecen, restauradas en formato de ultra alta definición, en un dvd y un blu ray conmemorativos que fue presentado el año pasado al cumplirse el 120 aniversario del descubrimiento del cine.

Se trata de “Duelo con pistolas”, filmada en 1896 por Veyre en la capital mexicana, y de “Baño de caballos”, rodada por él mismo en Guadalajara, Jalisco, en ese mismo año.

Según Calzettoni, México, como otros países, fue elegido para ser filmado porque allí existía un concesionario de la placa de vidrio fotográfica que fabricaban los hermanos Lumiére.

En esa época gobernaba en México, Porfirio Díaz, con quien tuvo que enfrentarse Gabriel Veyre por la fascinación que el cine ejerció en el gobernante, que quiso poner al joven camarógrafo francés a su servicio casi exclusivo, que filmaría más de media docena de películas del presidente.

En una de las cintas, el general aparece montando a caballo en el bosque de Chapultepec, con sombrero tipo bombín y un séquito de militares y acompañantes. Veyre ofreció además en nombre de los hermanos Lumiére una proyección para Díaz en la que una película del general filmada por él apareció en el primer “cuadro” de la función.

“Díaz tuvo un contacto permanente con Veyre porque el cinematógrafo le pareció algo magnífico y quiso servirse del cine para la propaganda” explicó el director del Museo Lumiére, que ha editado un libro con las cartas que Veyre envió a su mamá durante sus viajes en las que le contó sus peripecias por México y otros países.

“Díaz llamaba continuamente a Gabriel Veyre y éste se resistía. Le dijo que no estaba allí más que para filmarle a él, que tenía otras cosas que hacer. Fue complicado para él”, aseguró Fabrice Calzettoni citando los testimonios del operador.

Veyre continuó su periplo por Latinoamérica después de México. Sería el pionero en filmar las primeras imágenes en Cuba y Venezuela y después siguió viajando y filmando varios países de Asia para los hermanos Lumiére.

Los filmes mexicanos de Veyre son proyectados y comentados a menudo, como en las exhibiciones de los primeros tiempos del cine, desde que fueron restaurados con motivo del 120 aniversario de la invención del cinematógrafo.

Una de las funciones más destacadas tuvo lugar en el festival de Cannes en 2015 y los comentarios corrieron a cargo de los dos grandes especialistas, el delegado general del certamen, Thierry Frémaux, y el cineasta galo Bertrand Tavernier, los dos grandes impulsores del recuerdo del nacimiento del cine y de sus pioneros.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40