Deportes

Compartir

“Hooligans” europeos incorporan redes sociales a sus actividades

Los “hooligans” no dialogan ni siquiera entre los miembros de un mismo grupo

Los aficionados violentos, también llamados “hooligans”, en Europa experimentan un proceso de modernización e incluso de profesionalización de esa actividad, que tiene el objetivo de provocar disturbios en eventos públicos, principalmente en el futbol.

Los “hooligans” no dialogan ni siquiera entre los miembros de un mismo grupo cuando hay divergencias, sino que todo lo resuelven con violencia, manifestó el especialista alemán Robert Claus.

El integrante del Centro para Cultura de los Aficionados y Trabajo Social en el Deporte, con sede en Berlín, dijo que lo mismo ocurre en las rencillas y luchas por el poder al interior de un grupo, que entre bandas enemigas.

En el torneo de la Copa Europea de Futbol, que se lleva a cabo en Francia, los grupos de afionados violentos de diversos países europeos destacan por sus enfrentamientos.

Un comentarista alemán de balompié criticó con dureza a esos grupos que viajaron a Francia para enturbiar el campeonato, como por ejemplo con el partido entre Rumania y Albania.

“Pensaba que eso ya se había superado pero ahora están arrastrándose de nuevo fuera de los hoyos (en los que habitan), mejor organizados y capacitado para esa locura”, consideró.

Los calificó de ser unos “perversos idiotas” porque la Copa en Francia es un torneo deportivo que está bajo la fuerte amenaza del terrorismo después de los atentados en ese país en el pasado reciente.

Criticó que los “hooligans” realicen en la Eurocopa de Francia un despligue de violencia, y que la policía francesa, que tiene la tarea de impedir atentados terroristas, tiene que desviarse de su finalidad principal para evitar que esos fanáticos destruyan calles y barrios.

Los “hooligans” atacan asimismo a los aficionados pacíficos. Se trata de gente que viaja a Francia para utilizar la Copa Europea para provocar estallidos de violencia. Su objetivo es la violencia por la violencia.

Claus refirió que en la actualidad utilizan las redes sociales para dar a conocer sus “hazañas” y dar proyección a sus agrupaciones. En Alemania se localizan en diversas ciudades del país y los mayores grupos proceden de Europa Oriental.

Manifestó que antes del enfrentamiento ente aficionados violentos de Gran Bretaña y Rusia no se detectaron a tiempo sus intenciones de hacer estallar el caos y la violencia en Francia. Los “hooligans” portaron al inicio pancartas en las que se “daba la bienvenida” a los aficionados turcos, lo que fue en realidad una amenaza.

Claus declaró que en la actualidad existe una clara vinculación entre el nacionalismo político, los “hooligans” y los grupos de extrema derecha, luego de que en los últimos tres años se registró un resurgimiento de los grupos de aficionados violentos.

Las generaciones de “hooligans” jóvenes están más preparadas para los estallidos de violencia, pues es frecuente que practiquen deportes de lucha, beben menos cerveza en comparación con los adultos y en vez de ello ingieren drogas químicas y cocaína para estimularse sin perder el control.

Dijo que para disminuir la formación de esos grupos, los clubes futbolísticos deben reconocer que tienen entre sus filas grupos problemáticos de aficionados violentos y hay grupos que tratan de no darle importancia y de ignorar el asunto.

Los clubes deben asimismo capacitar a miembros que se especialicen en cómo confrontar el problema, así como llevar a cabo trabajo social.

Los “hooligans” no proceden ahora de determinadas clases sociales. En Alemania hay grupos que están vinculados a Pegida, el movimiento civil alemán xenófobo, antiislámico, racista y antiinmigración.

Puntualizó que hay un “coqueteo” entre aficionados violentos alemanes y el partido de extrema derecha, también xenófobo y racista, AfD (Alternativa por Alemania) sin que haya una confirmación oficial de ese vínculo. Los grupos de aficionados violentos se consideran como “local-patrióticos”.

“Lo que vemos es la cercanía que hay entre los ‘hooligans y los partidos de derecha y extrema derecha. Los factores comunes que los unen son el nacionalismo, el ideal de masculinidad (agresiva y violenta)”, comentó.

Además, funcionan con su experiencia en la lucha corporal y disposición a la violencia racista como grupos de choque de la extrema derecha, declaró el especialista alemán en “hooliganismo”, Robert Claus.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40