Deportes

Compartir

Tensión racial en EUA se evidencia en protestas de jugadores de NFL

Al menos cinco jugadores de dos equipos han mostrado su inconformidad contra el trato que reciben los afroamericanos de parte de las autoridades estadunidenses

Las tensiones sociales derivadas del racismo estructural y la brutalidad policial contra las minorías en Estados Unidos se evidencian en las cada vez más numerosas protestas de parte de jugadores de la Liga Nacional de Futbol Americano (NFL).

Durante el inicio oficial de la temporada de futbol americano, celebrada el domingo 11 de septiembre, al menos cinco jugadores de dos equipos mostraron su inconformidad contra el trato que reciben los afroamericanos de parte de las autoridades estadunidenses.

Los jugadores, de los equipos de los Delfines de Miami y de los Jefes de Kansas City, optaron así unirse a las protestas que iniciaron el 27 de agosto pasado en un juego de pretemporada el mariscal de campo de los 49s de San Francisco, Colin Kaepernick.

El jugador, de 28 años de edad, decidió no levantarse a honrar el himno nacional en protesta por el racismo que existe en Estados Unidos. Posteriormente, Kaepernick se ha hincado mientras se escucha el himno nacional en los juegos en que ha participado.

“No me levantaré a mostrar mi orgullo por la bandera de un país que oprime a personas negras y personas de color. Para mí eso es más grande que el futbol y sería egoísta de mi parte mirar para otro lado”, explicó Kaepernick en una entrevista posterior a su primera protesta.

El mariscal de campo añadió que en tanto que se reportan asesinatos en las calles de Estados Unidos, los responsables a menudo sólo son suspendido de sus trabajos y evitan ser castigados.

La protesta de Kapernick generó un intenso debate en Estados Unidos, con comentaristas liberales celebrando la consciencia social del jugador, en tanto que otros, como el sindicato de policías de San Francisco, amenazan con boicotear los juegos de los 49s.

El candidato presidencial republicano, Donald Trump, opinó que Kaepernick y quienes protestan como él por la situación racial en Estados Unidos deberían exiliarse de este país. El presidente Barack Obama, por su parte, defendió el gesto como un “derecho constitucional”.

La inconformidad de Kaepernick tiene amplio sustento en la realidad. De acuerdo con un conteo del diario británico The Guardian, los jóvenes afroamericanos en Estados Unidos tienen nueve por ciento más probabilidades de morir a manos de la policía que otros estadunidenses.

Otros jugadores decidieron también integrase al debate, aunque de manera más sutil. Los Halcones Marinos de Seattle, quienes se enfrentaron a los Jefes, se tomaron de los brazos mientras se escuchaba el himno nacional.

Asimismo, otros jugadores de los Jefes también se tomaron de los brazos. Más tarde aclararon que el gesto apuntaba a subrayar su convicción de “ser respetuosos de las opiniones de todos”.

Las protestas se han extendido incluso a otros deportes. El domingo 4 de septiembre, una de las jugadoras más brillantes de la selección de futbol soccer femenil de Estados Unidos, Megan Rapinoe, decidió hincarse durante el himno nacional en un juego de su equipo de la liga nacional.

Rapinoe, que se ha identificado de manera pública como lesbiana, precisó que la protesta era una manera de impulsar una conversación nacional sobre el racismo en Estados Unidos.

Las protestas en el futbol americano siguen a declaraciones de atletas de la Asociación Nacional de Basquetbol de Estados Unidos (NBA), que han expresado su condena al racismo en el país, entre los que destacan Dwyane Wade, Chris Paul, LeBron James y Carmelo Anthony.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40