Entretenimiento

Compartir

Marisela y Alberto Vázquez enamoran a sus fans en concierto

El cantante interpretó “Maracas” con su hijo, y “La Dama de Hierro” lució sensual

Los cantantes Marisela y Alberto Vázquez enamoraron a sus fans durante el concierto que con motivo del Día de San Valentín ofrecieron por separado en la Arena Ciudad de México.

Aunque los seguidores de ambos anhelaron que cantaran a dueto algún tema, nada de esto sucedió, “ni siquiera tuve tiempo de verlo, pero sé que es bello”, confesó Marisela.

Unos 20 minutos después de la hora pactada, Alberto Vázquez inició su participación ante un público que no llenó ni la mitad del recinto que tiene una capacidad para 22 mil personas.

Aunque el ídolo del rock and roll pretendía interpretar sin el apoyo de un tanque de oxígeno, antes de entregar su primera canción “16 toneladas”, solicitó a su staff que sí lo requería.

“Quiero darles las gracias por estar aquí en este día tan importante. Ya estoy como José José, pero es que la altura me afecta. Comienzo un poquito lento, pero después termino bien, se los voy a demostrar”, expresó el cantante ante la ovación de la gente.

En medio de una lluvia de piropos como “¡Papacito!”, “¡Estás como quieres!” y “¡Guapo, así te queremos!”, por parte de sus seguidoras, Alberto Vázquez entregó “El velador” y después “Cosas”.

Sin su característico cigarro, pues hace varios años que lo dejó, el cantante complació con “Tus ojos”, mientras que en una pantalla se mostraron imágenes de las actrices que destacaron en la Época de Oro del cine mexicano.

“No me canso, lo que pasa es que no puedo cantar a gusto con esta altura de la Ciudad de México y a veces no me doy abasto con el aire que me entra. A veces la nota es más fuerte que el aire que tomo”, explicó.

Si bien su varonil voz ya no es la misma de antes, pues ha perdido potencia y fijación, Alberto Vázquez se esmeró en todo momento por entregar un concierto de calidad y no perdió el humor al contar sus tradicionales chistes.

“Tú significas todo para mí” siguió en el repertorio para luego agradecer la presencia de su hija Mónica, que había llegado de Francia (donde radica) para ver a su padre. También estaban sus nietos, su mujer y su hijo Arturo, a quien invitó a subir al escenario para que interpretaran a dueto el éxito “Maracas”.

Este fue uno de los momentos más emotivos de la noche, pues padre e hijo cantaban como hace tiempo no se les veía juntos. Además, en la pantalla se proyectó un vídeo en el que Alberto aparecía cantando el mismo tema al lado del fallecido Joan Sebastian.

Su fiel público lo despidió con una ovación de pie y 20 minutos después Marisela ya estaba en el escenario para compartir una veintena de éxitos que han marcado su trayectoria.

Enfundada en un vestido negro entallado, la llamada “Dama de Hierro” abrió con “Enamorada y herida”. Con movimientos sensuales, sonriente y recorriendo el escenario de un lado a otro, emocionó con “Completamente tuya”.

Previo a interpretar “A escondidas” recordó a Jenni Rivera y bailó con “El chico aquel”, para después aclarar que ella es mujer de un sólo hombre.

“Yo no necesito aviones, tus mansiones ni diamantes, pues todo eso me los compro yo solita. Yo quiero a un hombre que me respete, que me ame rico y a cambio, prometo darle todo. Porque aunque no lo crean, soy mujer de un sólo hombre y si ese hombre me da el amor y respeto que le pido, yo le doy todo”, expresó para luego cantar “A cambio de qué”.

“Mátame de amor” y “Amor de los dos” continuaron en su programa hasta que preguntó al público si existía un hombre que se echara un grito mexicano. Uno de ellos se acercó al frente, pero antes de hacerlo, con micrófono en mano, le declaró su amor.

Le dijo que estaba enamorado de ella desde hace 35 años y que se casaría con ella sin problema”. Emocionada y agradecida por el piropo, Marisela le pidió su nombre y solicitó que otros hombres siguieran participando antes de entregar “El golpe traidor” y “Perdóname”.

“De mí se han dicho tantas cosas y no me interesa. Aprendí a ser fría en ese aspecto porque me vale. Lo que yo hice en el pasado, lo que hago en el presente y lo que haré en el futuro, es mi problema”, sostuvo antes de interpretar “Mi problema”.

Ahora con un vestido rojo de incrustaciones plateadas, la cantante admitió que su verdadero problema es que no puede borrar ciertos temas de su vida, como tampoco al hombre que está detrás de ellos.

“Marco Antonio Solís fue mi primer amor. Estuvo rico, no me arrepiento de nada. Esta fue la primera canción que él escribió para mí”, dijo mientras ya sonaban los primeros acordes de “Dios bendiga nuestro amor”.

“Vete con ella”, “Si no te hubieras ido”, “Sin él”, “Tu cárcel” y “No puedo olvidarlo” fueron el deleite del público de principio a fin ante una Marisela plantada firme en el escenario, con voz clara y recia que limpiaba la imagen negativa de los últimos meses en los conciertos que había ofrecido.

Ahora con vestido corto que mostraba sus bien torneadas piernas, la afamada artista deleitó con “Tu dama de hierro”, y aunque parecía el final de su “show”, regresó ante la petición de una más.

Con “Ya no”, “Y voy a ser feliz” y “La pareja ideal” concluyó el concierto tras hora y media, pero no sin antes informar que en breve lanzará a la venta su libro autobiográfico en el que asegura contará de todo.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40