Entretenimiento

Compartir

Resurge en Berlinale obra “Los Murmullos” del cineasta mexicano Rubén Gámez

Es uno de los trabajos de Gámez que están siendo técnicamente recuperados después de pasar décadas en el anonimato en una filmoteca de México.

La proyección en la Berlinale de “Los Murmullos”, el cortometraje del cineasta mexicano Rubén Gámez, marca el resurgimiento de la obra del realizador fallecido en 2002 a los 73 años de edad.

“Los Murmullos” es uno de los trabajos de Gámez que están siendo técnicamente recuperados después de pasar décadas en el anonimato en una filmoteca de México. La obra es considerada cada vez en mayor medida como una joya del cine mexicano.

Con las nuevas proyecciones de sus obras, Gámez se consolida como un cineasta que fue capaz de crear un lenguaje cinematográfico estético propiamente mexicano.

La hija del cineasta, Susana Gámez, estuvo presente en Berlín en la proyección de “Los Murmullos”, que recibió un gran aplauso del público.

La cinta, de 1976 y con una duración de 25 minutos, se exhibió fuera de competencia en la sección de la Berlinale para cortometrajes.

Las palabras y las voces que se escuchan en la película pertenecen a pobladores de Juchitepec, en el Estado de México. Sin embargo, los personajes nunca hablan.

Imcine lo presentó en el festival internacional de cine de Berlín como “un relato crítico de las condiciones de vida de los agricultores de Juchitepec. Ellos dan testimonio a través de imágenes de su miseria, su tierra y su visión de la vida”.

“Derrotado, no atreverse a levantar la voz, apenas murmurando en voz baja”, es la descripción de ese cortometraje en la Berlinale. Rubén Gámez fue el director, el guionista y fotógrafo de la obra, que es una de las primeras que han sido recuperadas.

Del realizador sólo se conocía hasta ahora su película “La Fórmula Secreta”, filmada en 1965 y que ganó tres premios -incluido mejor dirección- en el primer concurso de Cine Experimental en México.

Gámez nació en la ciudad sonorense de Cananea en 1928 y falleció en 2002 en Ozumba, en el Estado de México. Después de su deceso, nadie supo que había dejado más películas y cortometrajes para cuya realización buscó apoyo e invirtió su propio dinero.

Otras de las obras del cineasta son “Magueyes”, “Tequila”, “La China Popular” y “Valle de México”.

“El cine de Rubén Gámez es un cine muy simbólico (...) Está hecho a través de los símbolos que muestran hasta lo más profundo de nuestras raíces, de nuestra cultura”, dijo su hija Susana.

“Es un cine que no es necesario explicarlo porque se muestra, es fenomenológico”, agregó la hija del realizador, al comentar que los programadores de la Berlinale fueron quienes vieron el cortometraje en México y lo eligieron para exhibirlo en el festival.

“La fotografía es excelente y los murmullos son como los pensamientos de la gente que aparece en la pantalla y que jamás despegan los labios para hablar”, apuntó Susana Gámez, quien confió en que “le vaya muy bien al corto en la Berlinale


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40