Entretenimiento

Compartir

México era la segunda patria de Celia Cruz: Omer Pardillo

A 13 años de la muerte de Celia Cruz “La Reina de la Salsa”, su amigo, ex representante y albacea del patrimonio de la cantante, Omer Pardillo Cid, la recuerda con nostalgia, y dijo que México fue su segunda patria y el lugar donde dio su último concierto internacional.

A 13 años de la muerte de Celia Cruz “La Reina de la Salsa”, su amigo, ex representante y albacea del patrimonio de la cantante, Omer Pardillo Cid, la recuerda con nostalgia, y dijo que México fue su segunda patria y el lugar donde dio su último concierto internacional.

“Han sido 13 años sin Celia, claro que la extraño, pero extraño más a la persona, a Celia Caridad Cruz, fue un ser increíble, humilde, amiga de sus amigos, introvertida, poco afecta a las reuniones, era muy casera, pero sufría una transformación increíble en el escenario”, señaló a Notimex el productor y publicista latino.

Pardillo Cid comentó que inmediatamente le vinieron gratos recuerdos y agradeció que un medio mexicano volteara a verlo para entrevistarlo, y añadió que “seguramente a Celia también le estará dando gusto que la recuerden con cariño por aquel país al que siempre consideró su segunda patria”.

Omer recordó que el primer viaje de Celia a México fue en 1948, desde ese momento no dejó de visitar la capital. En los años 70 inició una serie de giras por toda la República, con la Caravana Corona, junto con Vicente Fernández, Juan Gabriel y Lucha Villa.

“Ella me contaba que se iban en caravana a muchos lugares de la República Mexicana y esas giras que hacía la familia Vallejo le dejó muchas experiencias muy lindas”, agregó.

Añadió que la cantante siempre que viajaba a México se sentía como en casa. “Hizo muchas amistades, tenía una gran adoración por la Virgen de Guadalupe y en nuestro último viaje a la Ciudad de México, ya estaba enferma de cáncer y fue como cualquier feligrés a la Basílica de Guadalupe y a los pies de la virgen fue a pedir por su salud”, confesó Omer, vía telefónica desde su oficina en Miami, Florida.

Incluso, compartió que en ese viaje fue también donde la cantante ofreció su última presentación masiva de su vida. “Fue en octubre de 2002 su último concierto grande, en el Hipódromo de las Américas, fue un evento privado”.

Dijo que entre los últimos “encargos”, que le hizo la cantante, fue que luego de su muerte, su música siguiera viviendo por siempre y la verdad que así ha sido y creo que hasta más de lo que ella pensó”.

Al ahondar más en este tema, Omer habló emocionado de la cantidad de logros que se han hecho para seguir manteniendo vivo el legado de la intérprete cubana.

“Se ha hecho mucho y quisiéramos hacer más, casi todo lo que ella hubiese querido ya casi está hecho, sólo me falta una sola cosa por cumplirle que espero algún día se pueda, que es una estatua en Central Park de Nueva York, porque Nueva York era su casa, aquí está enterrada y ella siempre de broma me decía: ´Mira Omer, yo quiero una estatua en pleno Central Park´ y yo sé que algún día le vamos a cumplir ese sueño”.

Platicó sobre algunos de los tributos que la reina de la salsa ha tenido, a partir de 2003.

“Por ejemplo, acaba de recibir un Grammy de parte de la academia americana, que se llama ‘Un éxito de vida, que muy pocos artistas lo tienen, le hicieron un sello postal con su imagen en 2012, tiene una exhibición permanente en el museo Smithsoniano de Washington DC, entre muchas cosas lindas que han pasado para recordarla”, comentó.

Agregó que él sigue trabajando porque este legado llegue a todo el mundo.

“Seguimos buscando museos, instituciones internacionales para donar algo de Celia, por ejemplo en la Casa del Actor de México hay un vestido que ella usó, y me gustaría que otro museo de la República se interese en tener una exhibición de Celia, para nosotros sería un honor y nos daría mucho gusto donar algo, como ya lo hemos hecho en España, Chile, Puerto Rico y República Dominicana”, añadió.

Sobre el sueño que nunca se le cumplió a la cantante de algún día volver a su país natal, Omer se sinceró y compartió que a pesar de que la situación de Cuba con Estados Unidos está mejorando, él no cree que ella hubiera vuelto en estos tiempos.

“Conociendo muy bien a Celia, sabiendo muy bien cómo pensaba, pues ella representó una Cuba digna, fue la voz del exilio cubano no sólo en Estados Unidos, sino en el resto del mundo, pero no creo que hubiera regresado a Cuba mientras existiera la dictadura, porque la dictadura sigue y no creo que ella hubiera deseado volver, porque los cambios que se están dando son muy cosméticos”, explicó.

Incluso él mismo, no volvería a Cuba hasta que el cambio se dé realmente. “A mí me encantaría volver y crear un museo para enseñarle a esas cinco generaciones de cubanos que en realidad no conocen a la gran artista de la música cubana, que fue ella. El cubano de cuba no sabe importancia y trascendencia que Celia tuvo en el mundo entero, musicalmente hablando”.

Omer informó que para el aniversario luctuoso de “La Guarachera de Cuba”, sólo tiene contemplada una misa.

“En el aniversario de su fallecimiento nunca hacemos nada, lo único que tenemos programado es una misa en el cementerio donde descansan su restos en Nueva York y siempre van sus fanáticos a su mausoleo y le llevan flores y música, y pues es algo muy bonito que la recuerden con cariño”.

Y volvió a evocar a su amiga:

“Era una persona maravillosa, amiga de sus amigos, la persona humilde que en realidad dio todo lo que tenía, con muchas cualidades que siempre se mantuvo con los pies en la tierra a pesar de su fama, la mujer que siempre tendía una mano, esa es la Celia que yo extraño y los pocos que tuvimos la fortuna de conocerla, conocimos a una mujer tranquila, pausada, que así como adoraba a su público, amaba su intimidad y su tranquilidad”, concluyó.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40