Entretenimiento

Compartir

El divo que conquistó Viña del Mar

En su peregrinar musical, figuran cinco actuaciones en el Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar.

El intérprete y compositor mexicano Juan Gabriel marcó la historia del Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar.

En su peregrinar musical, figuran cinco actuaciones, varios trofeos de un público incondicional y aún la creación de la Gaviota de Oro, galardón que habría recibido en 1999 de no haber cancelado su asistencia a la cita ese año.

En sus cinco presentaciones, en 1996, 1997, 1998, 2002 y 2004, Juan Gabriel conquistó con sus principales éxitos al popular “Monstruo” de la Quinta Vergara, como se conoce al público viñamarino, que siempre se rindió a sus pies.

La llegada del brillante cantante mexicano siempre estaba rodeada de misterio. No se sabía si llegaba a Santiago de Chile en un avión de una aerolínea comercial o si arribaría en un vuelo privado directamente a Viña del Mar.

También se preservaba la información sobre el lugar de alojamiento, aunque prefería el Hotel Miramar, a orillas del Océano Pacífico, o estar en una casa en los alrededores de Viña del Mar, como hizo en 2002, para asegurar su descanso y estar lejos del ajetreo festivalero.

Tras sus primeras tres presentaciones en el certamen, donde la “sintonía” del “Divo de Juárez” con el público llegó a un nivel de éxtasis, los organizadores decidieron contratarlo para la edición de 1999 y entregarle un inédito trofeo: la Gaviota de Oro.

Este trofeo se convirtió en un símbolo del certamen, que se entregaría por primera vez en metal dorado.

El galardón especial no sólo se le entregaría como reconocimiento al fuerte vínculo creado entre Juan Gabriel y Viña del Mar por tres años consecutivos, sino también como un reconocimiento a su brillante carrera, plagada de éxitos en toda América Latina.

Sin embargo, días antes de su presentación, pactada para la noche de cierre del 15 de febrero de 1999, el cantante mexicano informó que no asistiría a Viña por “diferencias” entre sus representantes y el certamen.

En la organización de éste figuraba la mexicana Televisa por su participación en la propiedad del canal Megavisión, productor y emisor del Festival.

Debido a la ausencia de Juan Gabriel se recurrió al guatemalteco Ricardo Arjona, que ya se había presentado con éxito el 11 de febrero de ese año, en la segunda noche de Festival, para que actuara por segunda vez al cierre del certamen y recibiera la Gaviota de Oro.

El debut de Juan Gabriel en Viña del Mar fue el 14 de febrero de 1996, cuando su compatriota, Edith Serrano, en la primera noche de festival, lo presentó junto al chileno Antonio Vodanovic bajo una ovación del público, que lo eligió como el artista más popular de ese año.

Estuvo en el escenario de la Quinta Vergara casi tres horas y 40 minutos, hasta las tres de la madrugada, porque el público pedía una canción tras otra, y dejó el recinto dos horas más tarde rodeado de sus fanáticos y tras saludar desde las alturas del backstage.

En esa oportunidad subió a un automóvil Mercedes Benz negro con sus vidrios polarizados, no sin antes recibir algunos regalos y saludar con la mano a quienes aún permanecían en la parte posterior del escenario para verlo aunque fuera unos segundos.

El “Divo de Juárez” se presentó por segunda vez en Viña del Mar el 24 de febrero de 1997, esta vez al cierre de la edición de ese año, donde de nuevo fue elegido el artista más popular.

La tercera actuación se efectuó el 11 de febrero de 1998, también con gran éxito, lo que nuevamente se vio reflejado en la entrega de los premios del público.

El 23 de febrero de 2002 marcó la reaparición de Juan Gabriel en Viña del Mar tras la fallida presentación de 1999, cuando se le entregaría la inédita Gaviota de Oro, reconocimiento creado en forma especial para él.

La última actuación en Viña del Mar fue el 20 de febrero de 2004, cuando se despidió para siempre de la Quinta Vergara con la música de “Amor eterno” de fondo, tres trofeos en su mano izquierda y en la derecha dibujando un corazón al aire mientras decía “yo... a todos”...

El bochorno vendría minutos después, cuando los organizadores del Festival le entregaron a Juan Gabriel la Gaviota de Oro en su camarín debido a que estaba lejos del escenario y era “imposible” detener la continuidad del programa de televisión.

El artista manifestó su molestia por la forma en que se le entregó el galardón, creado para él en 1999, y porque no lo dejaron retornar al escenario para agradecer a su público, en lo que sería su último encuentro con la Quinta Vergara.

La leyenda se apagó este domingo, pero seguirá brillando en forma eterna en Viña del Mar.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40