Cultura

Compartir

A 50 años del Día Internacional de la Alfabetización

El relevo del conocimiento es la escritura y la lectura, a nosotros nos toca llevarlo a la meta

Alguna vez tus abuelos, tus papás o cualquier persona mayor que tú, te ha dicho: “Te cuento lo que me pasó, para que no cometas mis errores.” Tal vez para hacerte reflexionar sobre algo que tratabas de hacer y pudiera ser un error, y así aprender una lección.

Pero aprender otras cosas, como leer, escribir y de ahí especializarse en temas o materias es un proceso más complicado y con difícil acceso, al punto de haber mucha gente que en toda su vida jamás supo cómo escribir su nombre. Al menos en México, en el 2015 se registraron 4 millones 749 mil 057 personas que no saben leer ni escribir, según la INEGI.

La UNESCO, al darse cuenta de la situación de analfabetismo, declaró el 8 de septiembre de 1966 el Día Internacional de la Alfabetización. A partir de entonces han existido un sinfín de programas, organizaciones y recursos para ayudar a la gente a construir una mejor educación en diferentes países. Tales son las Naciones Unidas de la Alfabetización, las cuales se preparan para dar educación ha todo el mundo, facilitando normas que ayuden a que las personas tengan acceso a la educación.

En México se sabe que hay una ley que dice que la educación básica (primaria y secundaria) es gratuita. Inclusive así hay personas que no pudieron estudiar y por ello hay lugares como la INEA (Institución Nacional de Educación para Adultos) que apoya a estas personas a poder cursar su educación básica; también existe la Campaña Nacional de Alfabetización y Abatimiento del Rezago Educativo, entre muchas otras medidas más.

Aunque en algunas naciones sigue siendo más complicado enseñar o han tenido percances en sus programas de educación, han buscado maneras de ayudar a las personas a que sepan leer y escribir.

Hoy en su 50 aniversario, la UNESCO lo celebra bajo un lema que puede describir la importancia de estas dos habilidades principales: “Leer el pasado, escribir el futuro”. Una frase que puede resumir el valor de la educación, pues posiblemente recordarás aquellas frases que dicen: “Quien no conoce su pasado, tiende a repetirlo”, o “El conocimiento es poder”.

Así que por qué no celebrar el día leyendo un poco de nuestra historia, cualquier dato cultural o simplemente aprendiendo algo de tu tema favorito y compartiéndolo a la demás gente. Ya que nosotros seremos algún día aquellos que digan: “Te cuento lo que me pasó, para que no cometas los mismos errores.”

Por Alberto Esquivel.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40