Finanzas

Empeñar, opción costosa para enfrentar la “cuesta de enero”

No siempre es la solución para enfrentar la llamada “cuesta de enero”, pues los préstamos de las casas de empeño son de los más costoso

Empeñar no siempre es la solución para enfrentar la llamada “cuesta de enero”, pues los préstamos de las casas de empeño son de los más costoso, advirtió la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).

Por ello, si los usuarios no anticiparon las dificultades financieras que implican la cuesta de enero, exhortó a no cometer otro error con el crédito prendario, pues aunque pueda parecer una opción rápida de financiamiento, no siempre resulta la más óptima.

En su publicación “Consejos para tu bolsillo”, subrayó que aunque el empeño represente el acceso rápido a un monto específico, puede derivar en una decisión costosa, por lo que es prioritario considerar algunos elementos antes de llevar los bienes a cualquier institución o casa de empeño.

El organismo afirmó que los préstamos de las casas de empeño son de los más costosos, por lo cual antes de recurrir a este tipo de financiamiento, revisar otras alternativas como algún crédito personal o de nómina en alguna institución financiera.

Recomendó considerar si conviene más vender en lugar de empeñar, y en caso de decidir acudir a una casa de empeño, comparar opciones, no dejar las pertenencias en el primer establecimiento que se encuentre, y tomar el tiempo suficiente para elegir el que dé más liquidez por las prendas a un menor costo.

También hay que investigar la tasa de interés anualizada, pues algunas casas de empeño tasas muy elevadas, pero para que la persona no se asuste, la ponen de manera mensual, quincenal o semanal.

La Condusef aconsejó consultar el porcentaje de avalúo que prestan, ya que éste se debe informar claramente previo a la celebración del contrato, lo que permite tomarlo como indicador para comparar entre diferentes opciones.

Exhortó a los pignorantes a preguntar sobre los refrendos, es decir, a cuántas renovaciones del contrato se tiene derecho y al aumento del plazo establecido para recuperar las pertenencias.

“En esta época, las casas de empeño pueden parecer una opción, pero existen otras alternativas para que no te endeudes o pierdas tus objetos con un valor sentimental. Antes de acudir, ve otros caminos para liquidar tus deudas”, subrayó.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40