Finanzas

Destaca OCDE avances del sistema de salud mexicano en última década

Es necesario reformarlo para elevar su calidad, plantea Gurría

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) subrayó los avances del sistema de salud mexicano en la última década, pero estimó necesario reformarlo para elevar su calidad, que tenga un costo razonable y lograr una mejor coordinación a nivel nacional.

El secretario general de la OCDE, José Ángel Gurría Treviño, refirió que la coordinación y eficiencia de los sistemas de salud en México ha permitido ahorrar ocho mil 350 millones de pesos entre 2014 y 2015, por compras consolidadas de medicinas.

Ante la secretaria de Salud, Mercedes Juan, y los directores generales del IMSS, José Antonio González Anaya, y del ISSSTE, José Reyes Baeza, indicó que pese a los avances logrados en los últimos 10 años, los servicios de salud en México aún enfrentan desafíos importantes.

Al presentar la revisión del estudio de la OCDE sobre los sistemas de salud, México 2016, cuya primera edición se hizo hace una década, dijo que este informe pretende contribuir a sentar las bases para un sistema de salud mejor coordinado a nivel nacional.

Gurría Treviño puntualizó que entre los avances logrados en los últimos 10 años, el Seguro Popular extendió la cobertura de los servicios de salud a más de 50 millones de personas que antes estaban desprotegidas.

Durante este periodo, agregó, los casos reportados de costos de salud que amenazaban con empobrecer a los pacientes cayeron de 3.3 por ciento de la población a 0.8 por ciento y los usuarios de los servicios de salud reportan hoy una tasa de satisfacción de 97 por ciento.

Mencionó los avances en materia de coordinación y eficiencia, pues el acuerdo entre las diversas instituciones de salud para llevar a cabo compras consolidadas de medicina ha permitido un ahorro acumulado de ocho mil 350 millones de pesos de 2014 a 2015.

Esto se ha convertido en un modelo de mejores prácticas para otras economías de la OCDE, las cuales enfrentan desafíos similares para financiar sus sistemas de salud, de acuerdo con Gurría.

A esto se suman los esfuerzos para mejorar los niveles de salud de los mexicanos, con el cobro de impuestos a bebidas saborizadas con azúcar y a los alimentos con alta densidad calórica.

“Estas son medidas valientes que enfrentas inercias muy arraigadas, así como poderosos intereses empresariales y que han generado gran interés entre los países de la OCDE”, subrayó el exsecretario de Hacienda de México.

Pese a los avances, el dirigente del organismo internacional consideró que los servicios de salud en México todavía enfrentan desafíos importantes, ya que el acceso a los servicios de salud tiene mucho qué mejorar.

Refirió que México tiene 2.2 doctores por cada mil habitantes, por debajo del promedio OCDE de 3.3, y cuenta con sólo una tercera parte del número de enfermeras por cada mil habitantes que el promedio de la OCDE.

Asimismo, el pago directo por servicios de salud, es decir, los que salen del bolsillo de las personas, sigue siendo muy alto con relación al promedio de la OCDE, lo que refleja las dificultades para lograr un sistema de protección efectivo y con servicios de buena calidad, anotó.

Otro desafío radica en que el sistema mexicano de salud funciona como un grupo de subsistemas que operan de manera desconectada, y cada uno ofrece un nivel distinto de cobertura y precios, con resultados que también son muy desiguales.

Comentó que cada año, alrededor de una tercera parte de afiliados al IMSS y al ISSSTE se ven obligados a cambiar de proveedor, de institución y doctor, sencillamente porque su empleo cambió, lo que afecta la continuidad del cuidado médico y genera un desperdicio de recursos.

“En pocas palabras, con la estructura actual, el sistema mexicano no logra una buena relación calidad-precio", expresó Gurría.

Ante ello, agregó, México debe construir un sistema de salud pública más equitativo, eficiente y sostenible, y los desafíos pendientes deben abordarse con reformas de gran alcance como las que ha impulsado el país en otros ámbitos.

En su estudio, la OCDE considera que la reforma al sistema mexicano de salud debe enfocarse en tres cuestiones prioritarias: expandir los convenios para permitir el intercambio de servicios entre el IMSS, ISSSTE y Seguro Popular a fin de que los afiliados puedan pasar fácilmente de un sistema a otro.

Asimismo, debe ponerse énfasis en mejorar la calidad y resultados de los servicios de salud; y alinear los distintos ámbitos de atención y el servicio médicos, por ejemplo, los pacientes, los sistemas de información y las prácticas administrativas a través de todos los subsistemas

Gurría señaló que el estudio recomienda a México establecer una comisión que incorpore al Seguro Popular con los demás proveedores de servicios de salud y asegure las acciones necesarias para consolidar un sistema unificado en sus distintos componentes.

Dicha comisión podría también impulsar medidas que igualen de forma gradual los beneficios ofrecidos por cada institución proveedora de servicios de salud y, con ello, preparar el camino hacia un sistema de salud más justo y eficiente.

Expresó que en esta necesaria reforma del sistema de salud, México cuenta con el apoyo de la OCDE en su construcción hacia un sistema más sólido y justo que permita a los mexicanos obtener un servicio de calidad a un costo razonable y asequible.

Afirmó que el debate en curso sobre las reformas a la Ley General de Salud constituye una oportunidad clave para impulsar un cambio histórico que permita lograr un México más saludable, incluyente y sustentable.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40