Finanzas

México, competitivo respecto a otros países emergentes, considera Merrill Lynch

México tiene ventajas importantes frente a China, una de ellas es la localización geográfica y menores salarios en dólares

México cuenta con elementos que le dan espacio para mantenerse competitivo en el mercado estadounidense frente China, incluso si el yuan se deprecia con fuerza, consideró BofA Merrill Lynch Global Reseach (BofAML).

El economista en Jefe para México de BofAML, Carlos Capistrán, dijo que dichos elementos son la depreciación del peso, menores costos en los insumos, luego de las reformas estructurales, y un aumento en la productividad del sector manufacturero.

En un análisis titulado “Diario de mercados emergentes globales”, comentó que los productos manufactureros de México compiten con los productos chinos en el mercado de Estados Unidos.

Destacó que México tiene ventajas importantes frente a China, una de ellas es la localización geográfica y menores salarios en dólares, y si bien una depreciación del yuan afectaría a ambas, para BofAML las afectaría menos de lo que cree el mercado.

Además, México tiene más ventajas, incluyendo el mayor número de tratados de libre comercio en el mundo, que muchas empresas de manufactura han citado como un importante factor en su decisión de producir en México, subrayó.

También hay que destacar que China ha ido incrementando su participación en las importaciones de Estados Unidos en años recientes, pero no ha sido a expensas de la participación de México, que también se ha incrementado, resaltó.

Capistrán refirió que la participación de China en las importaciones estadounidenses incrementó a 21.5 por ciento en 2015 de 18.1 por ciento en 2011.

En tanto, la participación de México creció de 11.9 por ciento a 13.2 por ciento en el mismo periodo, por lo que la relación de la participación de México con China se ha mantenido alrededor de 0.6.

Refirió que una fuerte depreciación del yuan disminuiría los salarios de los trabajadores chinos en dólares, reduciendo la ventaja de los salarios mexicanos sobre los chinos, que actualmente se estima en 40 por ciento.

Sin embargo, subrayó, México tiene una importante defensa ante esta amenaza: un tipo de cambio flotante que ha actuado como amortiguador ante los choques externos.

Expresó, que como otros mercados emergentes, México se ha visto afectado por una combinación de choques externos como el inicio del ciclo de alzas de la Reserva Federal, una fuerte caída en los precios del petróleo, alta volatilidad en los mercados financieros y una desaceleración en el crecimiento de grandes mercados emergentes como China y Brasil.

Subrayó que en respuesta a estos choques adversos el peso se ha depreciado con un bajo traspaso a la inflación, lo que le ayuda a México a superarlos.

La depreciación del peso ha permitido que los salarios adquieran competitividad en el contexto global, lo que eventualmente debería convertirse en un impulso a las exportaciones, lo que se prevé que suceda en el segundo semestre de 2016, añadió.

Además, México se mantiene competitivo con respecto al bloque asiático en términos de costos unitarios de mano de obra, anotó el especialista de BofAML.

Por otra parte, apuntó que una mayor depreciación del yuan afectaría la ventaja geográfica de México porque reduce los precios de las materias primas, incluyendo el petróleo.

Comentó que esto sucederá al mismo tiempo que los habitantes de China disminuyen su demanda por las materias primas ya que se enfrentan a mayores precios en moneda local.

Capistrán apuntó que menores precios petroleros se traducen a su vez en una reducción de los costos de transportación y reducirá la ventaja geográfica relativa de México.

No obstante, resaltó que menores precios energéticos globales, combinados con las reformas estructurales en México, también han ayudado a las empresas manufactureras a reducir sus costos en energía.

Mencionó que las tarifas eléctricas para grandes empresas se han reducido 24 por ciento interanual, el gas natural para fines industriales ha caído 27 por ciento, y los precios del diésel y la gasolina disminuirán alrededor de 3.0 por ciento interanual en enero.

Además, el sector de telecomunicaciones está pasando por un proceso deflacionario en México, lo que también está disminuyendo los costos para las compañías de manufactura, agregó.

Así, menores costos de la energía y telecomunicaciones dan espacio a los fabricantes localizados en México para hacer frente a la posible pérdida de ventajas competitivas, resaltó el especialista de BofAML.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40