Finanzas

Estudiantes utilizan drones para optimizar fumigación en Colima

Desarrollaron un sistema de fumigación de cultivos con drones mediante imágenes espectrales

Estudiantes del Instituto Tecnológico de Colima (Itec) desarrollaron un sistema defumigación de cultivos con drones que mediante imágenes espectrales determinan con precisión las áreas donde se rociarán los agroquímicos.

El proyecto denominado Dramex (Drones agricultores mexicanos) pretende ser más eficiente al efectuar esta actividad en un menor tiempo, en comparación a los métodos convencionales (las avionetas, los tractores o los mochileros).

Al mismo tiempo, este nuevo método busca ser amigable con el medio ambiente y con el personal que labora en la fumigación, resaltó Javier Granados Ponce, uno de los estudiantes que participó en el proyecto.

En entrevista para la Agencia Informativa del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), Granados Ponce explicó que para este nuevo procedimiento se montó una cámara en los vehículos aéreos no tripulados para obtener las imágenes espectrales.

Las imágenes ayudaron a detectar las zonas donde el dron rociaría con precisión la cantidad exacta de agroquímicos, dependiendo de las tonalidades de los cultivos.

Otra de las ventajas de esta nueva modalidad que desarrollaron los alumnos de las ingenierías de Mecatrónica e Informática es que ofrece la ventaja de fumigar tanto cultivos a ras de suelo como cultivos más altos.

“A ras de suelo se pueden fumigar cultivos como sandía y melón, así como cultivos más altos como limón, en los cuales podemos apuntar nuestro agroquímico con gran efectividad a diferencia de las avionetas que no pueden fumigar a ras de suelo”, dijo Granados Ponce.

El estudiante resaltó que este nuevo método que se ofrece en una primera etapa como servicio para los agricultores de Colima, proporciona ventajas económicas y de protección al medio ambiente sobre los métodos tradicionales de fumigación empleados en México.

“En la fumigación con avioneta, la contaminación es el gran inconveniente debido a la cantidad de agroquímicos que se mezclan con agua, que es más o menos, en promedio, 200 litros de agua por hectárea, que en muchas ocasiones se desperdician porque se esparce en áreas cercanas a donde se está fumigando”, subrayó.

Otro de los métodos tradicionales es el que se le conoce como “mochileros”, donde un operador necesita hasta ocho horas para fumigar una hectárea, además de que se expone al contacto directo con los agroquímicos durante la jornada, agregó el estudiante.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40