Finanzas

Suecia deportaría hasta 80 mil inmigrantes y refugiados

¿Ahora dónde vivirán?

El gobierno de Suecia anunció que deportaría hasta 80 mil inmigrantes y refugiados cuyas solicitudes de asilo hayan sido rechazadas, es decir casi la mitad de los alrededor de 163 mil que llegaron al país en el último año.

Los planes de deportación, que se llevaría a cabo con aviones chárter fletados, fueron anunciados este jueves por el Ministro sueco del Interior, Anders Ygeman, quien calificó el movimiento como un “gran reto”, que podría tomar varios años.

Los solicitantes de asilo podrían ser enviados de vuelta a sus países de origen o, bien, a una nación europea responsable bajo las reglas de la Unión Europea (UE), explicó el funcionario en declaraciones a la prensa local.

Igual que Alemania, Suecia es destino preferido para inmigrantes y refugiados, ya que en el último año llegaron al país al menos 163 mil, y hasta ahora de las 58 mil 800 solicitudes de asilo tramitadas ante las autoridades de migración solo se han aceptado 55 por ciento.

El ministro Ygeman estimó que por lo menos 60 mil inmigrantes, “y posiblemente hasta 80 mil” tendrían sus solicitudes rechazadas, lo que significa que serían deportados, y explicó que el primer paso será el retorno voluntario con las mejores condiciones para hacerlo.

Si el exhorto no funciona “tendremos que hacer retornos respaldados por la fuerza”, advirtió en declaraciones al periódico sueco Dagens Industri.

Explicó que para el traslado de las personas se recurriría al flete de aviones y que el gobierno sueco esperaba llegar a acuerdos con otros países de la UE, en particular con Alemania, para la coordinación de vuelos, aunque también con naciones como Afganistán y Marruecos.

Las autoridades suecas de migración afirmaron que el país escandinavo ha recibido a tanta gente que ya no puede satisfacer las necesidades del programa de asilo.

Ygeman admitió que existe “un riesgo significativo” de que un gran número de solicitantes de asilo rechazados intentará quedarse sin papeles, por lo que también se planea el despliegue de mil policías fronterizos adicionales.

Además, emprenderá una campaña para disuadir a las empresas de emplear aquellos que han tenido sus solicitudes denegadas. “Tiene que haber consecuencias graves esas compañías que utilicen mano de obra ilegal”, enfatizó.

Más de un millón de refugiados e inmigrantes viajaron a Europa el año pasado, la mayoría escapando de los violentos conflictos en Siria, Irak y Afganistán, y en lo que va de 2016 otras 46 mil han llegado a Grecia con la intención de alcanzar los países del norte europeo.

La masiva afluencia de migrantes ha provocado que algunos países, entre ellos Suecia, refuercen los controles en sus fronteras para intentar frenarla.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40