Finanzas

Cirujanos brasileños piden seguir modelo mexicano en cirugía estética

Las muertes por cirugías estéticas realizadas por médicos no especialistas pone de manifiesto la “problemática grave”

El presidente de la Sociedad Brasileña de Cirugía Plástica (SBCP), Luciano Chaves, pidió imitar el modelo mexicano para reducir riesgos en cirugías estéticas, debido a que en los últimos cinco meses se registraron cuatro muertes en Brasil.

Las muertes por cirugías estéticas realizadas por médicos no especialistas pone de manifiesto la “problemática grave” en uno de los países donde más operaciones de este tipo se realizan en el mundo, dijo el médico.

“En Brasil, como en otros países del mundo, hay médicos realizando intervenciones sin ser especialistas en cirugía. Hay 12 mil médicos realizando cirugías”, lo que supone riesgos para los pacientes que se someten a las intervenciones, indicó.

Brasil lidera junto a Estados Unidos la lista mundial en número de cirugías estéticas, con 1.3 millones operaciones en 2014, según la Sociedad Internacional de Cirugía Plástica Estética.

Sin embargo, no son pocos los casos de personas –sobre todo mujeres jóvenes- que fallecen a causa de alguna intervención estética.

El caso dado a conocer por la prensa es el de Raquel Santos, de 28 años y participante de un concurso de belleza, que murió en enero en Río de Janeiro como consecuencia de un paro cardiorrespiratorio al someterse a una operación para corregir las arrugas faciales.

En 2015, el caso de la presentadora Andressa Urach conmocionó a Brasil después de que la joven de 27 años estuvo en riesgo de perder la vida por implantarse el equivalente a 500 mililitros de hidrogel en cada pierna con el objetivo de acrecentar el volumen de sus glúteos.

Cirujanos y doctores especializados denuncian falta de control en la adquisición y aplicación de componentes potencialmente nocivos para la salud (metacrilato tipo PMMA, poliacrilamida o hidromel, entre otros), mientras muchas personas caen en el engaño, en tratamientos hasta diez veces más económicos que los realizados por especialistas.

Todo ello en un marco de relativa impunidad para los doctores no especialistas que practican tratamientos que desembocan en problemas, dijo Chaves, ya que la ley que regula los procedimientos médicos, de 1957, no se ajusta a la realidad actual y ampara al médico general que no tiene conocimientos específicos.

“Estamos luchando para crear un acuerdo institucional en Brasil que establezca un código de conducta para que solo los médicos especialistas en cirugías puedan ejercerlas”, señaló y deploró que “en Brasil cambiar una ley demore 10 años”.

Citó el caso de México como ejemplo “de lo que hay que hacer”, en referencia a la reforma de 2011 de la Ley General de Salud y a los artículos 81 y 272, que obligan al doctor a ser especializado y a estar acreditado para realizar intervenciones estéticas.

“Hay un país que está a la vanguardia en el cuidado del paciente. Y ese es México”, señaló Chaves.

Al respecto, el presidente del Comité Normativo Nacional de Consejos de Especialidades Médicas (CONACEM) de México, Onofre Muñoz, explicó que desde el cambio en la ley en 2011 “se requiere el certificado de médico especialista emitido por el Consejo de la especialidad correspondiente para poder obtener la cédula que le autoriza para ejercer su especialidad”.

“En el caso particular de la cirugía estética, solo están autorizados a realizarla los médicos especialistas en cirugía plástica, estética y reconstructiva, certificados por el Consejo correspondiente. Los médicos especialistas deben renovar la vigencia de la certificación cada cinco años”, agregó.

Recordó que la reforma legislativa, que suscitó cierta polémica en el sector médico, otorga a la “autoridad sanitaria las bases legales para clausurar los establecimientos que hacen cirugía estética y no tienen un cirujano plástico certificado como responsable”.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40