Finanzas

Agua de lluvia, alternativa para dotar de agua a zonas rurales

México se logró avanzar en cuanto a tecnologías orientadas a atender la demanda creciente de consumo de agua.

El aprovechamiento de agua de lluvia se perfila como alternativa viable para proveer del vital líquido a comunidades rurales y de la periferia de las ciudades en México, Centro y Sudamérica, así como el Caribe.

Así lo aseguró el asesor técnico principal para “Mesoamérica sin Hambre” de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), Alfredo Mayén, quien consideró que aprovechar las lluvias es fundamental para garantizar la seguridad de agua para el consumo humano.

Un grupo de técnicos y especialistas procedentes de 10 países del subcontinente de América Latina –incluido México— urgieron a sus respectivos gobiernos a emprender acciones para enfrentar el cambio climático.

También piden que estas medidas combatan la contaminación de aguas superficiales y subterráneas, y se adopten medidas tecnologías para captar y procesar “el agua que cae del cielo” para diferentes usos.

Los especialistas dijeron que el intercambio de experiencias y conocimientos es el inicio de una cooperación más intensa para impedir que los efectos de la sequía y la falta de infraestructura sean las causas de que miles de personas padezcan hambre y desnutrición.

El coordinador del taller e investigador del Colegio de Postgraduados, Manuel Anaya Garduño, y el funcionario de la FAO, Alfredo Mayén, coincidieron en que la sequía es un tema recurrente en los países de Centroamérica y territorios vulnerables, como Colombia, República Dominicana, Belice.

Al efecto, expresaron que la capacitación interpretada como transferencia de tecnología, es el primer paso para lograr los objetivos propuestos en foros internacionales y nacionales.

Reconocieron que en México se logró avanzar en cuanto a tecnologías orientadas a atender la demanda creciente de consumo de agua.

Mayén expuso que en el mundo el ser humano tiene una experiencia de más de tres mil años desde que empezó a captar agua de lluvia y, en base a ese pasado, se desarrollaron técnicas que prosperaron en países como México y en los continentes europeo y asiático.

Puntualizó que el futuro de los propósitos de captar y purificar agua de lluvia, ahora más por la variabilidad climática, está determinado por la voluntad de los gobiernos de todos los países de enfocar el desarrollo y adopción de tecnologías.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40