Finanzas

Compartir

Investigadora crea nuevo método de alimentación para criar atún

Desarrolló un nuevo modelo de alimentación para los atunes dentro de los criaderos, con el uso de harinas de pescado y diversas fuentes proteicas

Una investigadora de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC) desarrolló un nuevo modelo de alimentación para los atunes dentro de los criaderos, con el uso de harinas de pescado y diversas fuentes proteicas.

El resultado es un comprimido de consistencia blanda de color café oscuro realizado a base de harina de pescado, el cual integra varias fuentes proteicas, explicó la investigadora María Teresa Viana Castrillón.

“Cuando vemos la cuestión de nutrición, vemos la digestibilidad y qué tanto de la fuente proteica se digiere; hemos hecho muchos estudios desde hace varios años usando las enzimas del atún en fresco”, dijo Viana Castrillón.

“Usamos las vísceras, extraemos las enzimas y medimos el potencial que tienen estas enzimas para digerir ciertas fuentes proteicas”, agregó la investigadora del Instituto de Investigaciones Oceanológicas (IIO) de la UABC.

En una entrevista con la Agencia Informativa del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), Viana Castrillón comentó que para realizar los comprimidos primero se muele la harina de pescado y las proteínas.

Después se cierne la mezcla y todas las harinas pasan por una malla de 500 micras, luego pasa a una mezcladora para formar lotes de 400 kilogramos.

Ahí se llena una tolva con paletas a fin de homogenizar la humedad y la temperatura por medio de sensores y una vez que la mezcla presenta determinada humedad y homogeneidad, se supervisa la calidad, así como la consistencia.

Al tiempo que se regula la velocidad, la fricción y la temperatura con la posibilidad de generar un alimento flotante o hundible dependiendo de la necesidad.

“Tenemos cortador, cuchillos, moldes, y podemos meter moldes de lo que sea y acomodamos la banda debajo del cortador, el producto sube por la banda y entra a temperaturas tan altas que no permite que el aire tenga nada de humedad”, explicó la investigadora.

“Con aire seco le saca toda la humedad al alimento, sale la muestra y se recupera con costales el alimento terminado para pasar al enfriador”, agregó.

La investigación se realizó con el objetivo de modernizar y fomentar los ranchos atuneros sustentables en México, además de abrir la producción del atún de acuacultura a un método de alimentación diferente.

En Baja California se desarrolla un tipo de acuacultura que no es de ciclo completo, pues los atunes son capturados en su medio natural y se llevan a jaulas ubicadas en el mar y son alimentados con sardinas.

Un atún alimentado con sardina dependerá de que ésta sea de buena calidad, lo que a su vez se relaciona con el clima y la actividad pesquera porque es capturada en su medio natural, mencionó la investigadora.

“La variabilidad de la calidad de la sardina es muchísima porque este año, que estuvo muy caliente, hay poca sardina y la que hay trae muy baja cantidad de grasa, entonces no es la alimentación ideal”, aseguró la especialista.

La baja calidad de la sardina es producto de la necesidad de alimentar el atún de rancho con más ejemplares, es decir, se requiere acrecentar la pesca de sardina para satisfacer la producción del atún.

“Entonces, mientras más control tengamos podemos hacer uso de muchas técnicas, podemos hacer uso de muchos conocimientos para dar un alimento justo, concentrado”, expresó.

“Y yo sé que si come ese alimento el atún va a crecer con una excelente condición alimenticia, y yo voy a poder determinar el perfil de grasa, la calidad del producto”, subrayó la investigadora.

A pesar de los buenos resultados del alimento, Viana Castrillón ve difícil tratar de insertar la nueva tecnología de alimentación con los productores, pues la sardina es producida por ellos, situación que complica el uso del producto.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40