Finanzas

Compartir

Industria panificadora apostará por productos gourmet y de repostería

En los últimos años la industria panificadora en México se ha visto afectada por el incremento de precios, el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) y los problemas de obesidad de la población.

En los últimos años la industria panificadora en México se ha visto afectada por el incremento de precios, el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) y los problemas de obesidad de la población.

Sin embargo, el sector busca crecer a través productos de mayor valor agregado, al tener un mercado de 116 mil millones de pesos, aseguró el vicepresidente de la Asociación Nacional de Proveedores Profesionales de la Industria del Pan, Repostería y Similares (Anpropan), Amador Méndez.

En entrevista con Notimex, comentó que el crecimiento actual del sector es muy modesto, de 2.5 a 3.0 por ciento, motivo por el cual buscan nuevos nichos de mercado de una forma más estratégica.

“Ya no se trata de vender bolillos y conchas de forma masiva, hoy por hoy se tienen especialidades, productos gourmet, una amplia gama de productos de repostería, con lo que se pretende que la industria se recupere y continúe con un crecimiento en el consumo”, señaló.

Amador Méndez manifestó que se encuentran en una lucha por buscar recuperar el consumo per cápita de pan que se ha perdido en los últimos años, ya que en la actualidad se ubica entre 34 y 35 kilos al año por habitante.

Explicó que la baja en el consumo se debió en una parte al precio, el cual ha venido aumentando año con año; “recientemente tuvimos el tema del IEPS, además de que somos un país con problemas de obesidad y diabetes, lo que contribuye a que el consumo per cápita disminuya”, dijo.

En este sentido, precisó que el 8.0 por ciento de incremento en el precio por la aplicación del impuesto especial generó que en el primer año el consumo disminuyera entre 10 y 12 por ciento.

Sin embargo, expuso que este gravamen afectó de manera principal a los industriales formales, pues las panaderías informales no le hicieron mucho caso y sus precios no se vieron afectados.

Respecto a la volatilidad cambiaria, el vicepresidente del organismo indicó que muchos de los ingredientes se cotizan en dólares y provienen del extranjero, como el trigo, que es un producto fundamental y la mayor parte es importado de norteamérica y de algunos países de Europa del este.

“La volatilidad no tiene una repercusión porque ese insumo tuvo una disminución en su costo, pero si tiene un incremento seguramente nos va a pegar y tendría un impacto inflacionario en el precio del pan”, expresó.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40