Mundo

Atentados y alerta marcan celebración de Navidad en París

El nivel de alerta de seguridad ha ahuyentado a los turistas y provocado la cancelación o la modificación de eventos navideños

París vive este año un inicio atípico de las fiestas navideñas marcado por la cercanía de los atentados de noviembre y el nivel de alerta de seguridad que ha ahuyentado a los turistas y provocado la cancelación o la modificación de eventos.

En la capital de Francia, la ciudad más turística del mundo con un promedio de 25 millones de visitantes anuales, las reservaciones de hotel para estas navidades cayeron sobre todo de clientes americanos, asiáticos y del Golfo Pérsico, de acuerdo con fuentes del sector.

En los grandes almacenes parisinos se percibe una menor afluencia de público. En el caso de los almacenes “Printemps Haussmann” las ventas son 15 por ciento menores que el año pasado reportaron fuentes de la dirección del comercio.

En los mercados navideños los comerciantes se quejan de la bajada de frecuentación de público que acude a las casetas de madera instaladas en varios puntos de la Ciudad Luz, entre ellos en el bulevar de Saint-Germain.

El mercado de navidad instalado en la avenida de los Campos Elíseos permanecerá abierto este año una semana más de lo normal, hasta el 10 de enero, para compensar la caída de los ingresos derivada de los atentados.

Debido a la caída de la demanda de sus vuelos a París luego de los atentados del 13 de noviembre, la aerolínea japonesa Japan Airlines anunció la cancelación temporal de sus vuelos entre el aeropuerto de Narita de Tokio y el Charles de Gaulle de París.

En general, el Ayuntamiento de la capital francesa ha decidido mantener el programa de actos tradicionales organizados para las fechas navideñas, pero este año se celebrarán de manera más austera o entre fuertes medidas de seguridad.

El primer acto en sufrir el efecto negativo de los atentados fue la inauguración de la iluminación de la Avenida de los Campos Elíseos que iba a encabezar el actor galo Jean Dujardin.

El evento fue suspendido debido a los atentados yihadistas del 13 de noviembre que dejaron 130 muertos y más de 300 heridos, aunque finalmente la célebre arteria parisina prendió su dispositivo especial de luces.

El estado de “alerta atentado” decretado en Francia también afecta a la fiesta organizada para recibir el nuevo año en la avenida de los Campos Elíseos por el Ayuntamiento de París.

La celebración del Año Nuevo en la avenida tendrá lugar finalmente pero con un programa más corto, sin fuegos artificiales y más seguridad.

La fiesta, que amenazaba con ser suspendida, se celebrará pero de una manera más “sobria” y con grandes medidas de seguridad, indicaron fuentes de la alcaldía parisina.

Fuentes de la organización del evento precisaron que la fiesta de San Silvestre en París durará la mitad que el año pasado y la policía realizará controles aleatorios entre los participantes.

El dispositivo policial contará con más de mil 700 agentes desplegados por la célebre avenida y serán cerradas varias estaciones de metro.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40