Mundo

Reportan abusos extremos a internos en cárcel de Los Angeles

Tres funcionarios del sheriff fueron condenados recientemente por golpear a un visitante en la cárcel

Diversos abusos extremos cometidos por autoridades penitenciarias contra internos de una cárcel del condado de Los Angeles, fueron denunciados en un artículo difundido hoy por el diario Los Angeles Times.

Entre tales abusos destacó el que algunos permanecieron por horas de pie y esposados, sin poder ir al baño y otros fueron colocados de pie y con las piernas abiertas en espera de que desalojaran un supuesto contrabando en sus cuerpos.

Un interno, vestido sólo con calzoncillos y calcetines, fue esposado a una pared durante un máximo de 11 horas y otro fue esposado a la pared de hasta ocho o nueve horas, causando sangrado y dolor severo a sus muñecas.

Estos estaban entre decenas de reclusos del área norte en la Correccional del Condado que estaban encadenados a la pared con las manos detrás de la espalda, medio o totalmente desnudos, a veces con los pies encadenados al suelo.

Expertos en el desempeño en correccionales han advertido que esas prácticas en esta cárcel de máxima seguridad son inadecuadas e inhumanas.

El Departamento del Sheriff del condado de Los Angeles aseguró que ha suspendido esa política y reconoció hasta ahora 24 casos de este tipo de denuncias ante la oficina del fiscal de distrito para un posible enjuiciamiento.

Hasta la fecha, los fiscales han presentado cargos criminales en un solo caso - el esposar de forma prolongada a un preso sospechoso de tener un "cometa", o la nota no autorizada dirigida a otro interno, oculto en el recto.

Pero los defensores de los alguaciles argumentan que es injusto culpar a los funcionarios de bajo nivel que estaban simplemente siguiendo la política del Departamento del Sheriff.

“Contrabando Reloj”, conocido informalmente como "reloj orinal", es común en las cárceles y prisiones de todo el país, cuando los reclusos ocultan drogas, armas y otros objetos prohibidos en sus cavidades corporales.

De esta forma la espera a una evacuación física a menudo se convierte en prueba de paciencia, que se extiende por horas durante la espera para que el preso use el baño.

Tres funcionarios del sheriff fueron condenados recientemente por golpear a un visitante en la cárcel. En otro caso, ocho funcionarios fueron declarados culpables de obstruir una investigación federal sobre la mala conducta de alguaciles en las cárceles.

El periódico angelino reportó también que en julio pasado, diez empleados fueron relevados de sus funciones después de que un preso estuvo esposado sin alimentos durante 32 horas en el Centro de Recepción del sistema carcelario.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40