Mundo

Ricos de EUA evaden impuestos mediante “sistema fiscal privado”: NYT

Los ricos usan su dinero para comprar políticos; más precisamente, lo usan para comprar políticas y de manera específica políticas fiscales

Los individuos más acaudalados en Estados Unidos crearon una especie de sistema fiscal privado, basado en lagunas legales y oscuras regulaciones, a fin de evadir el pago de miles de millones de dólares en impuestos, reveló hoy la prensa.

Una investigación, publicada este martes en la página electrónica del diario The New York Times (NYT), indicó que los “estadunidenses más ricos han financiado un sofisticado y sorprendentemente efectivo aparato para proteger sus fortunas”.

Destacó que mientras la desigualdad en el ingreso en Estados Unidos está en sus mayores niveles en casi un siglo y hay un debate sobre si la respuesta a este problema debe ser aumentar impuestos a los más ricos, este sector ha protegido y profundizado sus privilegios fiscales.

“El resultado ha sido la creación de una especie de sistema fiscal privado, que atiende sólo a unos miles de estadunidenses” dejando fuera a los contribuyentes promedio, señaló la investigación.

Mediante lo que se conoce como “industria de defensa del ingreso”, un grupo de abogados, desarrolladores de bienes raíces, cabilderos y activistas anti-impuestos “explotan y defienden una sorprendente variedad de maniobras fiscales” a fin de reducir las contribuciones de los ricos.

“Operando en gran medida fuera del escrutinio público –en cortes fiscales, mediante oscuras disposiciones legislativas y en negociaciones privadas con las autoridades fiscales– los ricos han usado su influencia para reducir de manera constante la capacidad del gobierno para fiscalizarlos”, apuntó.

Jeffrey Winters, académico de la Universidad del Noroeste que estudia las élites económicas, explicó que los multimillonarios en Estados Unidos pagan millones de dólares por los servicios de expertos que los ayuden a pagar menos impuestos, lo que les ahorra “decenas o cientos de millones de dólares”.

Ese aparato de beneficios fiscales, además, ha sido usado como “una de las más poderosas avenidas” para que los estadunidenses más ricos de todas las afiliaciones políticas influyan en las decisiones del gobierno.

Muchas de las personas beneficiadas por este sistema privado para evadir impuestos han ofrecido “mucho del efectivo inicial para las campañas presidenciales de 2016”, de acuerdo con el periódico.

El diario recordó que mientras que los aspirantes demócratas a la presidencia Hillary Clinton y Bernie Sanders han prometido incrementar los impuestos a los estadunidenses más ricos, los candidatos republicanos han propuesto políticas específicas para reducir vastamente la carga fiscal a este grupo.

“Existe la idea de que los ricos usan su dinero para comprar políticos; más precisamente, lo usan para comprar políticas y de manera específica políticas fiscales”, explicó Jared Bernstein, investigador del Centro sobre Presupuesto y Prioridades Políticas.

El efecto de estos esfuerzos ha sido notable. Hace dos décadas, cuando Bill Clinton fue electo presidente, los 400 estadunidenses más ricos pagaban 27 por ciento de sus ingresos al fisco, mientras que en 2012 ese porcentaje bajó a 17 por ciento, similar a la tasa de una familia típica, asentó el diario.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40