Mundo

Obama defiende línea dura para control de armas

Aclaró que no busca despojar a los estadunidenses de su derecho constitucional a poseerlas

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, defendió esta noche sus órdenes ejecutivas para endurecer el acceso a las armas de fuego, pero aclaró que no busca despojar a los estadunidenses de su derecho constitucional a poseerlas.

En un foro estilo asamblea comunitaria, organizado por la cadena CNN en Virginia, Obama cuestionó la lógica de quienes argumentan que sus propuestas no pueden evitar todos los crímenes y que por lo tanto no vale la pena tratar de evitar al menos un crimen.

“Respeto la Segunda Enmienda, respeto el derecho a poseer armas, respeto a las personas que quieren un arma para auto-protección, para cazar o para tiro al blanco”, declaró ante una audiencia de padres y madres de familia, policías y ciudadanos ordinarios.

“Pero todos aquí podemos coincidir en que tiene sentido hacer todo lo posible para mantener las armas fuera de las manos de las personas que quieren hacer daño a otros o ellos mismos”, remarcó el mandatario.

Más de 30 mil personas mueren al año en Estados Unidos a causa de las armas de fuego; dos terceras partes de ellas son suicidios. Cientos de menores de edad mueren por accidentes por el manejo de las armas, incluidos muchos menores de cinco años.

Las órdenes ejecutivas de Obama buscan clarificar quiénes deben ser considerados vendedores de armas de fuego, a fin de que conduzcan a la revisión de antecedentes criminales en la mayoría de las ventas, incluidas las de mercados ambulantes e internet.

“Lo que necesitamos es que el Congreso establezca un sistema que sea eficiente (...) y que haga posible que tengamos el mejor sistema posible de revisión de antecedentes criminales”, explicó.

A la audiencia fue invitada Kaya Kyle, esposa del soldado estadunidense Chris Kyle, uno de los más condecorados de los francotiradores militares en Estados Unidos, cuya vida fue encarnada por el actor Bradley Cooper en la cinta “El francotirador americano”.

Kyle comentó al presidente que sus propuestas crean un falso sentido de seguridad, pese a que la tasa de criminalidad violenta es una de las más bajas en décadas, en momentos en que existe en circulación el mayor número de armas en la historia: más de 300 millones.

En respuesta, Obama sostuvo que la criminalidad ha registrado un mayor descenso en algunas de las ciudades con leyes más restrictivas al acceso de armas de fuego y no tanto en aquellas con las políticas más laxas de control de armas.

Un nuevo sondeo de CNN divulgado antes del foro encontró que 67 por ciento de los estadunidenses apoya las acciones de Obama, pero menos de la mitad cree que serán efectivas para reducir el número de muertes asociadas con el uso de armas de fuego.

Al evento fueron invitados representantes de la combativa Asociación Nacional del Rife (NRA), una de las principales opositoras al control de armas de fuego en Estados Unidos, pero declinaron participar. Sin embargo algunos de sus miembros atendieron a título personal.

Las propuestas del presidente incluyen nuevos recursos para la contratación de más agentes del FBI y de la ATF, así como para programas de salud mental, pero los republicanos de la Cámara de Representantes y del Senado se oponen a su aprobación.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40