Mundo

Mexicano enseña animación en Canadá con su propia “escuela de la nube”

Especialista en producción audiovisual y animación, el mexicano Mario Pochat creó en Columbia Británica la primera escuela de animación totalmente en línea

Especialista en producción audiovisual y animación, el mexicano Mario Pochat creó en Columbia Británica la primera escuela de animación totalmente en línea, la cual ha sido reconocida por autoridades educativas de esta provincia canadiense.

A cinco años de su creación, la escuela de Pochat ya suma 300 estudiantes graduados de más de 20 países.

Su llamada “escuela de la nube”, de animación, efectos visuales y videojuegos, incluye un software de su creación que facilita los trámites administrativos académicos y permite a los maestros centrarse en enseñar a los alumnos que pueden estar en otro país o continente.

Tras el éxito de su escuela Vancouver Animation School, Pochat se dio a la tarea de desarrollar este programa en universidades de México, como la Iberoamericana y la Anáhuac.

Hace seis meses introdujo su modelo innovador de enseñanza a distancia en las clases de animación y video de la Universidad Iberoamericana.

“Desde Vancouver exportamos educación dentro de las instalaciones de la Ibero con maestros de Pixar y Disney, así el estudiante simultáneamente se gradúa de esta universidad y de la escuela canadiense”, señaló el mexicano en entrevista.

Pochat vino a Canadá en 1999 a estudiar animación en el Vancouver Institute of Media Arts y después regresó a México a seguir trabajando para una empresa de animación y efectos especiales.

Su experiencia incluye trabajar en Jerusalén para una película de animación, realizar en México un proyecto de estereoscopía en animación tridimensional para el estudio del cáncer y dar clases de animación por computadora en el Vancouver Institute of Media Arts.

Posteriormente, desde un estudio de efectos visuales en Vancouver lo seleccionaron para ir a la ciudad estadunidense de Los Ángeles, California, y “ser el puente entre la parte técnica y la parte artística”.

Pochat ha trabajado en la producción de películas como “Dr. Doolittle”, “Garfield II”, “Nutcracker: the untold story”, “Blades of Glory”, “Tropic Thunder”, “Dragon Ball Z” y “Twilight”.

Regresó a Vancouver para fundar en diciembre de 2010 su Vancouver Animation School y logró que fuera reconocida por la autoridad académica de la provincia, con lo cual sus alumnos pueden aspirar a obtener becas para estudiar aquí.

“En 2013, el gobierno nos dio la acreditación como escuela canadiense exclusivamente en línea”, dijo el mexicano, quien comentó que la escuela cuenta con cursos de un mes o de dos años, de tiempo completo o medio tiempo.

“Esta escuela ha atraído más a estudiantes jóvenes de entre 18 y 21 (años), que desean viajar por el mundo, pero seguir estudiando y obtener un certificado de una escuela canadiense reconocida”.

Pochat explicó que tanto la educación presencial como en línea tienen ventajas y desventajas: “Lo que hacemos es tratar de encontrar a la persona que esté lista para una educación en línea: cara a cara, día a día”.

Resaltó que las ventajas de su “escuela de la nube” es que la gente viaja “y la escuela no se interrumpe, no gastan tiempo ni dinero en traslados, tienen la misma calidad de educación o más rigurosa, pero a la mitad de precio”.

En México ya había tenido una escuela chica y al abrir la de Vancouver se dio cuenta que “la carga administrativa de un maestro es muy pesada y no es beneficiosa porque el maestro tiene que enseñar, pero está atorado haciendo cosas mundanas”.

Por ello creó su software “Edutisse” que permite ahorrar tiempo en las tareas administrativas escolares, ya que crea los calendarios, los grupos, “pasa lista”, ayuda a saber en qué nivel se encuentra el estudiante, qué es lo que sigue, cómo va, entre otros asuntos.

El software también administra los pagos y emite facturas. Estas últimas están de acuerdo con las regulaciones tributarias federales.

“Al principio, el software era pequeño, así que después se creó una división que lo ampliara”, explicó.

Pochat aclaró que su escuela “no sólo es un sitio web, sino un campus en línea” donde maestros y estudiantes están conectados de una forma interactiva, “sientes que estás con personas”.

Su escuela recibe estudiantes de países como Brasil, Costa Rica, Venezuela, México, Estados Unidos, Canadá, Arabia Saudita y Palestina.

“Tenemos 60 por ciento de estudiantes canadienses y 40 por ciento de otros países. Al año se gradúa un promedio de 70 estudiantes”.

Convencido de que todavía “hay más que innovar”, Pochat sigue en pláticas con universidades en México para seguir exportando este modelo de educación y “contribuir a la industria de animación desde varios ángulos”.

Adelantó que su idea es que este modelo de enseñanza sea más accesible a todos los mexicanos.

“Nos encantaría trabajar con el Instituto Politécnico (Nacional), la UNAM (Universidad Nacional Autónoma de México) y la UAM (Universidad Autónoma Metropolitana), en departamentos de diseño”, manifestó Pochat.

“Quisiera contribuir a levantar el nivel de México en la industria audiovisual para que sea más productivo, no sólo consumista”, resaltó.

Pochat fue incluido en 2013 entre los “10 hispano-canadienses más influyentes de Canadá”, reconocimientos que entrega la Canadian Hispanic Business Alliance y que fueron presentados por el entonces ministro de Inmigración de Canadá, Chris Alexander.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40