Mundo

Muere española que mantuvo vigilia de 35 años frente a la Casa Blanca

Una española que mantuvo una vigilia permanente de 35 años frente a la Casa Blanca murió en esta ciudad

Una española que mantuvo una vigilia permanente de 35 años frente a la Casa Blancamurió en esta ciudad y con ella se fue uno de los personajes que se convirtieron en parte del paisaje urbano en las cercanías a la residencia presidencial.

Concepción Martin Picciotto falleció ayer lunes a la edad de 77 años en una casa de asistencia para indigentes operada por la agrupación N Street Village, de acuerdo con el sitio web del diario The Washington Post.

El director ejecutivo del alberge, Schroeder Stribbling, dijo al diario que se desconocían las causas del deceso de Connie, como era afectuosamente conocida la mujer, revelando que recientemente había sufrido una caída.

Nacida en Vigo, España, Connie, llegó a Estados Unidos a través de Nueva York, en donde en 1966 contrajo matrimonio y años después se trasladó a Washington, frustrada por una batalla legal en la que perdió la custodia de su hija.

De su pasado poco fue conocido debido a su renuencia a discutirlo, más allá de su amarga experiencia matrimonial.

“De eso no voy a hablar!, Eso no es importante, lo importante es lo que yo vengo a hacer aquí”, dijo cuando fue cuestionada sobre su vida personal durante una entrevista con Notimex en enero de 2015, una de las últimas que ofreció antes de su muerte.

Aunque la explanada frente a la casa presidencial y los terrenos del Parque Lafayette son escenario constante de manifestaciones, el caso de Connie se apartó de todas las demás por sus características únicas y el estatus de celebridad que la diminuta mujer alcanzó.

Desde 1981, Connie y su compañero William Thomas, fallecido años atrás, establecieron una vigilia indefinida frente a la Casa Blanca en protesta por la política armamentista de Estados Unidos.

Una estructura de madera en el terreno del parque, pintada de color amarillo y adornada con fotografías de guerras, fue el “púlpito” desde el que Picciotto denunció lo que calificó como atrocidades a manos de Estados Unidos.

“Me decían loca, pero yo fui la primera que hablé de la persecución, antes que ‘Wikiliquis o Snowden”, recordó en la entrevista, aludiendo a la persecución legal contra el portal WikiLeaks y el contratista estadunidense Edward Snowden, a partir de sus revelaciones.

Al paso de los años, tanto la estructura como la imagen de Picciotto se convirtieron en parte del paisaje urbano del enclave presidencial, dominado al frente por las estatuas de Andrew Jackson y del Marqués de Lafayette, a quien la plaza debe su nombre.

Pese a que en años recientes su salud había decaído, era común verla posando para turistas, aún en días en que ni las bajas temperaturas mantenían a estos alejados de los puntos turísticos de excelencia y que desde esta semana perdió a uno de sus más peculiares íconos.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40