Mundo

Presidenta de Brasil lanza campaña contra mosquito transmisor del zika

Vestida como funcionaria de salud, la presidenta brasileña Dilma Rousseff visitó hoy una comunidad de clase modesta en el oeste de Río de Janeiro, donde lanzó una campaña nacional para combatir al mosquito Aedes aegypti, transmisor del zika.

Vestida como funcionaria de salud, la presidenta brasileña Dilma Rousseff visitó hoy una comunidad de clase modesta en el oeste de Río de Janeiro, donde lanzó una campaña nacional para combatir al mosquito Aedes aegypti, transmisor del zika.

Acompañada por el alcalde y el gobernador de Río de Janeiro, donde el zika amenaza con impactar la Olimpiada de este verano, Rousseff ejerció de agente sanitaria al visitar casas de la comunidad de Zepelín.

En el lugar, dio instrucciones a los habitantes de cómo deben erradicar los posibles focos de reproducción del mosquito, que además del zika, también propaga los virus del dengue y de la chikungunya.

“En el pasado ganamos la guerra a la fiebre amarilla, y vamos a ganarla contra el virus del Zika. Estamos corriendo tras décadas de abandono en la cuestión del saneamiento básico”, admitió la presidenta, vestida con camiseta blanca y gorra en la que se leía el eslogan de la campaña contra el virus: “Zika zero”.

La presidenta eligió Río de Janeiro para iniciar esta campaña nacional – que cuenta con la colaboración de 220 mil militares repartidos por cientos de municipios del país - con el objetivo de frenar la proliferación del Aedes aegypti.

En un marco de proliferación del virus del Zika en Brasil, donde 1.5 millones de personas habrían sido infectadas desde 2014, la ex capital brasileña está en el centro de todas las miradas por ser la ciudad olímpica en agosto.

Varios atletas como la nadadora medallista española Mireia Belmonte o la portera de la selección estadunidense de futbol Hope Solo señalaron que no participarían en los juegos si el zika supone un riesgo para la salud.

"Esta situación no pone en peligro las Olimpiadas. Confiamos en que un éxito considerable en acabar con el mosquito antes de que comiencen los Juegos", dijo Rousseff, que dio indicaciones a habitantes de la comunidad que visitó e incluso dispensó veneno contra larvas en contenedores de agua.

Ante la falta de vacuna - cuya comercialización no estará disponible en menos de tres años - y con tres muertes confirmadas a causa del virus, Brasil se marcó como prioridad el combate al Aedes aegypti, vector de transmisión del zika, virus que se cree provoca microcefalia en neonatos.

“Dos tercios de los criaderos del mosquito están dentro de las residencias. Por eso necesitamos la movilización de la población”, aseveró la mandataria, que calificó de “guerra” la movilización contra el mosquito.

Miles de militares y miembros de la Marina fueron desplegados este sábado en lugares estratégicos de la ciudad – barriadas populares, centros comerciales, playa - para repartir panfletos informativos en los que se da instrucciones a la población sobre cómo evitar criaderos de mosquitos.

Sólo en el estado de Río de Janeiro 71 mil los militares apoyan a los técnicos de salud en estas tareas, pero el objetivo es que la campaña llegue a nivel nacional a tres millones de residencias en 353 municipios.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40