Mundo

Bolivia decidirá en referéndum futuro de Evo Morales

Los bolivianos acudirán este domingo a las urnas para decidir en referéndum el futuro del presidente del país andino, Evo Morales, quien busca reelegirse para un cuarto mandato y así extender su permanencia en el poder hasta el 2025.

Los bolivianos acudirán este domingo a las urnas para decidir en referéndum el futuro del presidente del país andino, Evo Morales, quien busca reelegirse para un cuarto mandato y así extender su permanencia en el poder hasta el 2025. Para ello es necesario que la mayoría de los poco más de 6.5 millones de bolivianos habilitados para votar dé el visto bueno a una reforma de la Constitución que el propio Morales impulsó en 2009.

Una victoria del “SÍ”, le permitiría a Morales presentarse como candidato a la presidencia por cuarta vez en los comicios generales de 2019.

La campaña de Evo Morales para lograr que se apruebe la reforma constitucional se ha apoyado principalmente en la marcha de la economía de Bolivia durante los 10 años de su gobierno.

Evo Morales asumió la Presidencia de Bolivia hace una década, el 22 de enero de 2006. Con una reformada Constitución como cimiento de su nueva arquitectura y el sello de Estado Plurinacional, logró metas sociales, económicas y políticas que parecían inalcanzables.

En lo económico, Bolivia dejó de ser el país más pobre de Sudamérica. El PIB per cápita pasó de 1.200 dólares a 3.000 durante los primeros diez años de Morales al frente del gobierno.

El tamaño de la economía boliviana casi se cuadruplicó entre 2005 y 2015. El Producto Interior Bruto (PIB) aumentó de los 9.525 millones de dólares a los 34.493 millones. El crecimiento logró cifras sin precedentes, con un pico del 6.8 por ciento en 2013, pese a la crisis mundial.

Desde 2006 se logró obtener superávit en la cuenta fiscal, algo que nunca antes había ocurrido. La inversión pública registró también hitos históricos: en diez años se multiplicó esa misma cantidad de veces, de los 629,2 millones de dólares presupuestados en 2005 a los 6.179,9 millones de dólares programados para 2015.

En lo social también hubo avances importantes -que al parecer son los que más pesan a favor del gobierno a la hora del voto- como los bonos para las embarazadas y bebés menores de dos años, para los mayores de 60 años y para los estudiantes en edad escolar y los bachilleres con mejores calificaciones.

En lo político, a la par de sus logros electorales, consiguió la concentración y control del poder que ambiciona quedarse, si es posible, más allá del 2025.

A una década de la llegada del Movimiento Al Socialismo (MAS) al poder, la oposición no solamente se encuentra desarticulada, tampoco encuentra un liderazgo claro y carece de una propuesta alternativa.

El mayor factor de unidad de los frentes que quedan en pie es su oposición a la continuidad de Morales en la presidencia, lo que sin embargo está garantizado hasta el 22 de enero de 2020 y podría extenderse por otros cinco años.

Esta extensión, que permitiría a Morales cumplir 19 años consecutivos en el gobierno, depende del resultado del referéndum de reforma constitucional convocado para este 21 de febrero.

Los bolivianos decidirán si aprueban o no que Evo Morales vuelva a aspirar a la presidencia y, si ello ocurre, del resultado de la elección general de 2019.

Los recientes sondeos pronostican una victoria del “SÍ” por un estrecho margen del cuatro por ciento.

Sin embargo, las encuestas han mostrado también una pérdida de popularidad del líder cocalero, a raíz de las informaciones que le acusan de haber cometido tráfico de influencias para favorecer a una supuesta ex amante.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40