Mundo

Descubren nueva especie extinta de lagartija en Texas

Científicos de la Universidad de Texas descubrieron una nueva especie de lagartija extinta, que habría vivido hace unos 40 millones de años

Científicos de la Universidad de Texas descubrieron una nueva especie de lagartija extinta, que habría vivido hace unos 40 millones de años en el oeste de la entidad, cuando la región era un “refugio subtropical”, informó la institución educativa.

La especie, el primer ejemplo conocido de una lagartija gusano en Texas, ofrece la evidencia de que Texas fungió como refugio subtropical durante uno de los grandes períodos de enfriamiento de la Tierra en el pasado.

Un artículo que describe la nueva especie fue publicado esta semana en la revista especializada “Journal of Vertebrate Paleontology”.

La especie fue denominada oficialmente “Solastella cookei”. Solastella es una forma latinizada para decir estrella solitaria.

“Nada había sido llamado Solastella antes, lo cual es sorprendente para mí porque hay tantos fósiles de Texas, dijo Michelle Stocker, paleontóloga que hizo la descripción del extinto reptil en una investigación para obtener su doctorado en la Escuela de Geociencias Jackson de la Universidad de Texas, en Austin.

Lagartija gusano es el nombre común para un grupo de reptiles conocidos como Amphisbaenia, cuyos largos cuerpos y extremidades reducidas o ausentes les da una apariencia similar a la lombriz de tierra.

El grupo incluye a especies extintas, y las que aún viven en la actualidad. La Solastella pertenecía a un subgrupo llamado Rhineuridae, un grupo con un único miembro vivo, la lagartija gusano lagarto de la Florida.

Stocker identificó a la Solastella como una nueva especie mediante el análisis de los cráneos fosilizados descubiertos en la formación conocida como “Cementerio del Diablo”, en el oeste de Texas.

La Solastella vivió durante el periodo conocido como Eoceno Medio Tardío, un período geológico de hace unos 40 millones de años.

El descubrimiento de una especie de Amphisbaenia en Texas ayuda a cerrar la brecha entre las especies extintas en el oeste de Estados Unidos, y la lagartija gusano que vive actualmente en Florida.

También el descubrimiento es compatible con la teoría de que Texas sirvió de refugio para especies subtropicales que habrían encontrado dificultades para sobrevivir durante el enfriamiento del clima del Eoceno Medio Tardío.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40