Mundo

Obama y CIDH instan a gobiernos fortalecer derechos de mujeres

Instaron hoy a cerrar la brecha que limita el desarrollo social y político de las mujeres, y proteger el ejercicio pleno de sus derechos.

El presidente estadunidense Barack Obama y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) instaron hoy a cerrar la brecha que limita el desarrollo social y político de las mujeres, y proteger el ejercicio pleno de sus derechos.

Obama dijo que millones de mujeres a través del mundo enfrentan actualmente severas limitaciones para lograr sus aspiraciones y dejar atrás el estatus de ciudadanas de segunda clase, pese a las contribuciones que cada día hacen en diferentes aspectos del quehacer humano.

En una declaración escrita en el contexto del Día Internacional de la Mujer, el mandatario expuso que sin estas contribuciones “las economías colapsarían, al igual que las comunidades, y las familias se desintegrarían”.

A pesar de ello, en muchos lugares del mundo todavía son marginadas, y “se les niegan oportunidades de participación política y económica plena”.

Algunas son forzadas a casarse y tener hijos cuando aún son niñas, y persisten algunas prácticas abusivas, como la mutilación genital, mientras la educación secundaria se mantiene lejos de su alcance, a pesar de ser el arma más poderosa para escapar de ciclos de pobreza y abusos”, dijo Obama.

Con estos retos en mente, adelantó que su administración dará a conocer en breve la Estrategia Global de Estados Unidos para Empoderar Adolescentes, con la que se buscará dotar a la nuevas generaciones de mujeres con las herramientas que requieren para perseguir sus aspiraciones.

“Sabemos que cuando invertimos en mujeres y niñas no sólo las ayudamos a ellas, sino también al planeta. Un futuro en el que todas las mujeres alrededor del mundo puedan alcanzar su potencial pleno será más brillante, pacífico y próspero para todos”, dijo.

La CIDH hizo notar por su parte que aunque en Latinoamérica ha habido avances en relación al respeto y garantía de los derechos de las mujeres, persisten situaciones que preocupan y que demandan pasos urgentes de los países para proteger de forma plena el ejercicio de los mismos.

La comisión se refirió en particular al avance que ha significado la sentencia de un tribunal en Guatemala, que condenó a ex miembros del ejército que fueron responsables de crímenes contra la humanidad durante el conflicto armado interno, como autores de delitos de asesinato, desaparición forzada y esclavitud sexual.

“Esta comisión valora la sentencia, primera en condenar delitos de esclavitud sexual en un conflicto armado en el país donde se cometieron los hechos, como un logro trascendental en la búsqueda de justicia de mujeres víctimas de violencia sexual en conflictos armados y en la erradicación de la impunidad”, señaló en un comunicado.

La comisión reconoció también la decisión del gobierno de Canadá de adoptar un plan de acción nacional y abrir una investigación nacional sobre el asunto de las mujeres y niñas indígenas desaparecidas y asesinadas en Canadá, y específicamente en Columbia Británica, en los últimos años.

Frente a estos avances, la CIDH externó su preocupación por el impacto que el brote de zika causa en las mujeres, y en particular aquellas en edad reproductiva, por lo que llamó a países de la región a adoptar medidas de prevención y de emergencia concretas para que las mujeres reciban información, apoyo y los servicios necesarios.

La comisión se dijo también preocupada por la violencia sexual que enfrentan las mujeres en algunos países de la región, además de las persistentes y crecientes restricciones impuestas sobre sus derechos reproductivos.

En este sentido, la CIDH enfatizó la importancia de que los países faciliten los espacios “para que las mujeres afectadas puedan participar e incidir en el diseño de políticas para hacer frente a esta crisis”.

“Este problema impacta de forma severa su vida, integridad física y desarrollo personal, su salud reproductiva, y resulta de forma frecuente en embarazos no deseados y de alto riesgo, incrementa el riesgo de enfermedades de transmisión sexual e impacta negativamente en su derecho a la educación”, precisó.

La comisión reiteró que el acceso a la justicia es un componente fundamental de los derechos de todas las mujeres, adolescentes y niñas en las Américas, además de la adopción de medidas de prevención para promover la no repetición de estos hechos.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40