Mundo

Espectacular Pabellón de México en Berlín

“Lo que mostramos es México en su totalidad. No solo el México tradicional, sino también el que es una potencia exportadora, turístico, el de los negocios, el México joven”

En uno de los mayores puntos de confluencia en Berlín, la Plaza Washington, abrió sus puertas el Pabellón de México para proyectar con fuerza la imagen de ese país en el “Año Dual México-Alemania”.

La Plaza Washington está frente a la entrada de la moderna estación central de trenes de Berlín (Hauptbahnhof), que es el transporte público para la ciudad, el país y el extranjero que más usan los alemanes.

La estación recibe diariamente a 300 mil personas y cuenta con todo tipo de galerías comerciales. Con enormes letras de colores se proyecta el nombre de “México”, lo que ya es el primer paso para picar la curiosidad de los numerosos viajeros y paseantes.

El Pabellón lo inauguró la embajadora de México en Alemania, Patricia Espinosa Cantellano, y este viernes se abrió al público en general.

El director regional para Europa del Consejo de Promoción Turística de México, Javier Aranda Pedrero, dijo en Berlín: “Lo que mostramos es México en su totalidad. No solo el México tradicional, sino también el México que es una potencia exportadora, el México turístico, el México de los negocios, el México joven”.

El lema es “México, vívelo para creerlo” y el logo, tanto en español como en alemán, es “México-Alemania: Alianza para el futuro”.

El Pabellón consta de varias instalaciones en la Plaza Washington, además de alebrijes gigantes y una “Muerte Catrina” de casi tres metros de alto.

El Pabellón tiene en el centro un domo blanco, una especie de carpa geodésica, a la que la gente puede entrar sin costo alguno. Y ahí es donde empieza para ellos un viaje inesperado, diferente al que van a emprender en un rato más en un tren.

El domo está a oscuras y la luz solo procede de las múltiples pantallas enormes en sus paredes.

En las pantallas, con las que se hacen juegos de luces que modifican el piso del pasillo en espiral que lleva hasta el centro del domo, se proyectan videos acompañados de música, que transportan al visitante a un entorno virtual que lo lleva a emprender un viaje de alta velocidad.

El pasillo en espiral lleva al visitante hasta una sala central, también a oscuras, que tiene alrededor numerosas pantallas, grecas indígenas hechas con luz, computadoras y juegos interactivos con tecnología de punta, como vestirse con indumentaria mexicana cuando el visitante agita las manos en el aire frente a la pantalla. Eso resultad para la alemanes muy divertido e inesperado.

La expectativa y el pronóstico del Consejo de Promoción Turística de México son que las visitas diarias sean de dos mil personas en las seis semanas que estará todo el conjunto del Pabellón, inclusive el domo, en la Plaza Washington hasta el 1 de mayo.

Hay además gastronomía mexicana: tacos, quesadillas, cochinita pibil, tortas, y otras especialidades que fascinan a quienes se acercan para comprar un platillo a la taquería y tortería que se montó en una especie de autobús, como el que usan mucho los alemanes que venden comida en la calle. Tienen mucho éxito.

Raúl Oliver, chef del restaurante de comida mexicana en Berlín “Chaparro”, dijo que hasta el momento la reacción del paladar de los alemanes que se acercan para pedir un platillo ha sido muy buena y cada vez están más dispuestos a degustar sabores diferentes.

Contó que lo que más piden son burritos y por supuesto tacos. Reveló que una porción de cinco tacos de tortilla chica cuesta seis euros. Hace cuatro años que abrió su taquería en Berlín, en un barrio alternativo y de artistas que atrae mucha gente. Estudió Gastronomía en México.

“Al principio la comida era más Tex-Mex, pero ahora los alemanes quieren cada vez más el sabor auténtico, por lo que he ido cambiando mi menú para ofrecer típica comida mexicana. Yo creo que en eso radica el éxito de mi restaurante, los platillos saben como en una casa mexicana”, expresó Oliver.

El conjunto de instalaciones que conforman el Pabellón también presenta una tienda de productos mexicanos, tanto textiles, como artesanías, bolsas, joyería de plata, bordados indígenas y por su puesto una amplia gama de tamarindo con chile, golosinas mexicanas como obleas y botanas en bolsas, como las que uno compra en cualquier supermercado o en tiendas de abarrotes de México.

La tienda está siendo coordinada por Mónica Valdés, quien vive en México y tiene la empresa “Mx diseña”, que se dedica a promover a emprendedores y a diseñadores mexicanos, quienes producen una amplia variedad de mercancías.

El objetivo de su firma es “impulsar talento de diseñadores mexicanos”, dijo. “Ahora Mx diseña está dando el paso de buscar el camino para la exportación, para que los emprendedores traten de colocar sus productos en el extranjero”, añadió.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40