Mundo

Perú: fujimorismo contra antifujimorismo, derecha contra centroderecha

La segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Perú tendrá como protagonistas a una derecha popular, representada por el fujimorismo, y a una centroderecha ligada a sectores liberales de ese país sudamericano.

La segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Perú tendrá como protagonistas a una derecha popular, representada por el fujimorismo, y a una centroderecha ligada a sectores liberales de ese país sudamericano.

Con dos sectores derechistas disputando la Presidencia, la interrogante es hacia dónde irán los votos de la izquierda, en particular los de la excandidata Verónika Mendoza, quien llegó en tercer lugar en los comicios del pasado 10 de abril con 18.8 por ciento de los sufragios.

Algunos sectores que no votaron por Keiko Fujimori (Fuerza Popular) ni por Pedro Pablo Kuczynski (Peruanos por el Kambio), los dos candidatos que siguen en la carrera presidencial, plantearon la teoría del “mal menor” para evitar que el fujimorismo llegue de nuevo al poder y se mostraron dispuestos, aunque en forma cautelosa, a votar por el economista, empresario y exministro.

Perú está dividido políticamente entre quienes apoyan el fujimorismo y quienes repudian la corriente política ligada al encarcelado expresidente Alberto Fujimori (1990-2000), quien cumple una condena de 25 años de cárcel por violaciones a los derechos humanos y corrupción.

En Perú, según electores consultados, “o se es fujimorista o se es antifujimorista”, lo que radicalizará la segunda ronda del 5 de junio próximo entre Fujimori que obtuvo 39.8 por ciento de los votos en la primera vuelta, y Kuczynski que alcanzó un 20.9 por ciento de los sufragios.

En perspectiva, según politólogos, el fujimorismo “tiene un panorama menos complicado” que sus opositores para conseguir un triunfo en la segunda ronda, ya que la hija del ex mandatario está a poco más de 10 puntos porcentuales de la victoria.

La otra alternativa, en cambio, está a casi 30 puntos porcentuales de obtener un triunfo en las próximas semanas, lo que implica que los partidarios de Kuczynski deberán realizar un gran trabajo electoral para conseguir la Presidencia.

No obstante, algunas encuestas de intención de voto dan cierta ventaja a Kuczynski en la segunda vuelta, algunos analistas creen que “todo puede pasar” en junio próximo, por lo que en este momento no se puede dar una previsión confiable.

Señalaron que Peruanos por el Kambio, el movimiento de Kuczynski, apelará al “antifujimorismo” para incrementar el caudal de votos a su favor y recordar en la campaña los “puntos negros” de la administración de Alberto Fujimori, como por ejemplo la corrupción y las violaciones a los derechos humanos.

Por el contrario, el fujimorismo sacará a relucir el compromiso suscrito por Keiko antes de la primera vuelta electoral para no repetir los errores cometidos durante los gobiernos de su padre y reforzará el mensaje en torno a un combate frontal a la delincuencia y los remanentes de grupos insurgentes.

Un 40 por ciento de los 18.1 millones de peruanos que concurrieron a votar el pasado 10 de abril lo hicieron por un abanderado presidencial diferente a Fujimori y Kuczynski, cifra a la cual hay que sumar un ausentismo del 18 por ciento del padrón electoral.

Kuczynski tiene mucha resistencia en la izquierda por su pensamiento liberal, lo que podría complicar sus posibilidades de sumar votos en la segunda vuelta, pero no se descarta que algunos sectores voten por él para evitar a Keiko o llamen a sufragar en blanco para manifestar que serán oposición al próximo gobierno gane quien gane.

Sin embargo, para Keiko tampoco será fácil ya que existe una oposición a su figura que congregó a miles de personas en Lima, días antes de las elecciones, bajo la consigna “Fujimori nunca más”, y el recuerdo de las más de 300 mil esterilizaciones forzadas a mujeres realizadas durante el gobierno de su padre.

Ahora solo queda esperar el desarrollo de la campaña electoral y los mensajes que irán dando los ocho ex candidatos presidenciales derrotados respecto al futuro que tendrán sus votos, cada uno de los cuales es de vital importancia para Keiko y Kuczynski para ganar la segunda vuelta y convertirse en el próximo presidente de Perú.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40