Mundo

Compartir

Ejercitarse cuando hay contaminación tiene más beneficios que daños

Estudios de la universidad de Cambridge sugieren que incluso en ciudades donde existen altos niveles de contaminación, los beneficios superan a los riesgos

El impacto de realizar una actividad física, como caminar o andar en bicicleta, cuando los niveles de contaminación del aire son altos, es mucho más benéfico para la salud de una persona que los efectos nocivos de la polución.Investigadores de la Universidad de Cambridge sugieren que las personas obtienen más beneficios que perjuicios al ejercitarse cuando hay contaminación, pese a que respiran más “aire sucio” cuando realizan una actividad física.

Aunque la contaminación del aire contribuye a la muerte prematura de aproximadamente 40 mil personas cada año, el ejercicio regular reduce el riesgo de diabetes, enfermedades del corazón y hasta diversos tipos de cáncer.

En su estudio, publicado en la revista especializada Medicina Preventiva, los especialistas británicos demostraron que incluso en ciudades con altos niveles de contaminación, los beneficios superan a los riesgos.

Para ello, utilizaron simulaciones por ordenador para comparar los datos de diversos tipos de actividad física y los diferentes niveles de contaminación del aire en distintos lugares del mundo, en particular en zonas urbanas.

Encontraron que en una concentración media de contaminación del aire en una ciudad, el punto de inflexión -cuando los riesgos comienzan a ser mayores que los beneficios- se produce después de unas siete horas de ciclismo o alrededor de 16 horas de caminata al día.

“Eso es mucho más de lo que la mayoría de la gente hace. Incluso en Nueva Delhi, capital de India, una de las ciudades más contaminadas del mundo, la gente tendría que andar en bici más de cinco horas para sufrir daños”, dice Marko Tainio, autor principal del estudio.

Reconoce sin embargo que existe una minoría de trabajadores en las grandes ciudades, como mensajeros en bicicleta, que pueden estar más expuestos a contaminación en niveles suficientemente altos como para que se anulen los beneficios de su actividad física.

“Si bien este estudio demuestra los beneficios de la actividad física a pesar de la calidad del aire, no es un argumento para la inacción en la lucha contra la contaminación”, advierte James Woodcock, otro de los investigadores, a la cadena pública de noticias BBC.

Sugiere que se requiere más inversión en infraestructura para sacar a la gente de sus automóviles y ponerlos a caminar o a circular en bicicleta para mejorar su salud y, al mismo tiempo, reducir los niveles de contaminación.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40