Mundo

Compartir

Disney inspira reforma de comunicación en el Vaticano

Es un proceso de renovación que avanza rápidamente iniciado por el Papa Francisco en el 2015.

La más profunda reforma a los medios de comunicación del Vaticano se ha inspirado en el modelo de gestión administrativa del coloso del entretenimiento estadunidense, Walt Disney, reveló su principal responsable. Dario Edoardo Viganó, prefecto de la nueva Secretaría de Comunicación de la Santa Sede, contó en entrevista con Notimex los detalles del proceso de renovación que avanza rápidamente tras haber sido iniciado por el Papa Francisco en junio de 2015.

Gracias a la reforma todos los medios vaticanos (la radio, el centro televisivo y el diario “LOsservatore Romano) confluirán en un único Corporativo Multimedia y antes de fin de año todas las noticias oficiales sobre el Papa podrán leerse en un solo portal de internet.

Por eso, todos los sitios web de los diversos medios se cerrarán y concentrarán todos sus contenidos en ese portal, además se cancelará el concentrador news.va, creado pocos años atrás como una gran innovación y lanzado por el Papa Benedicto XVI personalmente.

“La radio (vaticana), con su transmisión por frecuencia modulada, continuará existiendo. Tendrá sus periodistas. Luego habrá canales de salida: radiofónica, escrita y televisiva, pero los periodistas que estarán dentro de esta gran redacción serán los mismos”, precisó Viganó.

“¿Cuánto tiempo se necesitará para que este nuevo sistema asuma un ritmo? Depende de las personas, no sólo de un proyecto de reforma”, agregó.

Este proceso responderá a un viejo pendiente en la Curia Romana, que es el de ahorrar recursos y evitar duplicidad de tareas. Por eso el histórico edificio de la Radio Vaticana se convertirá en el “Palacio de las Comunicaciones”.

El objetivo es poner en práctica el espíritu de Francisco: evitar el despilfarro y generar una cultura nueva. Para lograrlo Viganó consultó universidades y especialistas sobre el modelo de gestión más útil a poner en práctica.

Fue entonces cuando identificó el modelo administrativo de la compañía Disney, finalmente elegido para regir el nuevo modelo comunicativo del Vaticano, aunque esto generó polémicas y críticas.

Al respecto, el clérigo aclaró que su objetivo “no es hacer películas como la Walt Disney” e instó a ser serios y no superficiales.

“Existen varios modelos empresariales y este es uno de los mejores en varios manuales, después de consultar universidades de todo el mundo. Disney es quizás la más grande empresa de producción cultural en el mundo, entonces reírse de ella es no comprender lo que está ocurriendo en el mundo”, dijo.

“Nosotros no hacemos películas de fantasía, transmitimos el mensaje del santo padre y los contenidos de la Iglesia”, precisó.

Estableció que según este nuevo modelo se conformará una dirección editorial con todos los responsables de la producción de noticias y ahí se armará una estrategia general, que después cada medio vaticano desarrollará de acuerdo a sus características particulares.

Anticipó que el objetivo de este proceso es, sobre todo, que exista una comunicación más proactiva, tratando de superar la idea según la cual el Vaticano es noticia sólo relacionado con los escándalos.

“Eso no quiere decir que no se deba hablar de los escándalos, ni censurar, pero pienso que se pueda hablar de los problemas en una manera no escandalizadora. A veces se crean escándalos de problemas inexistentes”, ponderó.

La reforma mediática es parte de un más amplio proceso de renovación impulsado por el Papa Francisco a las estructuras vaticanas. Una serie de cambios que buscan, además, hacer más productivo el trabajo de los empleados.

Para lograr ese objetivo muchos de ellos serán reubicados e incluso dejarán de ser directores de área, aunque sin perder su categorización laboral.

Viganó aclaró que todavía no se sabe cómo será el nuevo organigrama de la comunicación vaticana, ni cuántos directivos tendrá, aunque consideró que “a veces es mejor tener un gran ejército y pocos comandantes”.

“La cuestión principal no puede ser la preocupación por mantener puestos. Cuando uno es profesional, se le reconoce y no tiene necesidad de defender ningún cargo. Ciertamente no se puede imaginar que alguien pierda derechos adquiridos, así como no se puede pensar que no se cumplan los propios deberes. Esto es claro”, precisó.

“Nosotros estamos en una situación, también de contexto mundial, en el cual el trabajo es una gracia por la cual agradecer a Dios. Por eso no se puede tener, ni siquiera lejanamente, el pensamiento de no desarrollar, con la máxima profesionalidad y con la máxima dedicación, el propio servicio”, añadió.

Por lo pronto la reforma deberá estar concluida definitivamente el 31 de diciembre de 2018, cuando la Secretaría de Comunicación asumirá el control también de la Tipografía Vaticana, la Sala de Prensa de la Santa Sede y el Servicio Internet.

Sobre las dificultades y resistencias a afrontar, el prefecto ponderó que “lo importante es la relación del Papa con las personas. Él nos enseña que en el mundo hay una sola cosa que vale la pena: cultivar el vínculo con Dios. Todo lo demás es relativo”.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40