Mundo

Compartir

Silicon Valley, meca de la innovación, tecnología y emprendimiento

Constituye el punto geográfico donde convergen la innovación, la tecnología y el emprendimiento

Por Francisco Trujillo. Enviado San José, Cal., 14 Jun (Notimex).- Silicon Valley o Valle del Silicio, como se le conoce a la parte sur de la bahía de San Francisco, California, constituye el punto geográfico donde convergen la innovación, la tecnología y el emprendimiento, a un grado tal como quizás en ningún otro lugar en el mundo.

En este sitio se han originado y desarrollado muchas de las invenciones y tecnologías más importantes actualmente en el planeta y siguen incubándose incontables ideas que prometen continuar impulsando el progreso de la humanidad.

Aquí existe un ecosistema que conjunta los ingredientes necesarios para que florezcan las ideas y las empresas vanguardistas, como académicos de prestigiadas universidades, emprendedores talentosos.

También abundantes firmas de capital de riesgo y miles de jóvenes innovadores provenientes de todas partes del mundo dispuestos a experimentar con nuevas tecnologías.

El ambiente que surge de la interacción de estos elementos es distinto a cualquier otro, con reglas diferentes a las del resto del mundo.

En Silicon Valley el emprender y fracasar, una y otra vez, no es mal visto, sino más bien celebrado.

El fracaso aquí es consagrado como una valiosa experiencia y como un rito de paso en el camino hacia el éxito, siempre y cuando, cada vez que se falle sea por una distinta razón y no la misma causa.

Nueve de cada 10 empresas que surgen en Silicon Valley, fracasan, pero eso no desalienta o frena el ritmo del emprendimiento y muchas de las nacientes compañías se modifican o transforman continuamente hasta que se agotan sus recursos o logran triunfar.

Silicon Valley acoge entre 14 y 19 mil nuevas empresas, muchas de las cuales aparecen y desaparecen en menos de un año.

La velocidad y el momento es vital y el hacer las cosas rápido toma preferencia sobre casi todo lo demás, puesto que es casi seguro que la idea que se tiene, a alguien más también se le ha ocurrido.

La región es la meca de la innovación, con empresas como Google, Apple, Uber y Tesla entre otras muchas más.

Desde hace más de 15 años, en esta zona que comprende los condados de Santa Clara y San Mateo se generan más de 10 por ciento del total de las patentes que se registran anualmente en Estados Unidos y las compañías de la zona atraen un tercio de toda la inversión de capital de riesgo del país.

La región registra asimismo la mayor concentración de trabajadores de la industria de las tecnologías de la información de todo el país, con alrededor de 300 mil empleados.

El 36.3 por ciento del total de los empleados de Silicon Valley son inmigrantes extranjeros, lo que crea un entorno de mucha diversidad, lo que es visto aquí como un combustible que fomenta la innovación.

Silicon Valley no fue diseñado o ideado por alguien, sino más bien se fue creando de manera circunstancial, al irse sumando los elementos vitales que lo componen y lo hacen único.

Dos acontecimientos son considerados como puntos iniciales: Uno, en 1909 cuando el presidente de la Universidad de Stanford, David Starr Jordan, puso el primer capital de riesgo importante para financiar el trabajo del inventor Lee DeForrest, considerado ahora el padre de la electrónica, que desarrollaba el tubo de audion, el primer tubo de vacío de amplificación electrónico.

A partir de entonces, la relación entre la inventiva, el capital y el valle continuarían mezclándose.

El segundo suceso ocurrió a principios de la década de 1930 cuando Frederick Terman, profesor de ingeniería eléctrica de la Universidad de Stanford animó a sus estudiantes a iniciar sus propias empresas, en lugar de incorporarse a las grandes compañías establecidas en el este del país.

El profesor Terman es considerado como el padre de Silicon Valley. Dos de sus estudiantes, que siguieron sus consejos, fueron William Hewlett y David Packard, quienes en 1939 fundaron la compañía Hewlett-Packard (HP).

Durante las siguientes décadas, varios graduados de la Universidad de Stanford continuaron innovando en la electrónica, incluyendo a Russell Varian y Philo Farnsworth , que establecieron las bases fundamentales para el desarrollo de la televisión.

Luego, a finales de la década de los 50 y principios de los 60, en esta zona se comenzaron a fundar y establecer empresas fabricantes de semiconductores, que empezaron a innovar construyéndolos con silicio en vez del germanio usado hasta entonces.

La proliferación de este tipo de empresas motivo que en 1970 el empresario local Ralph Vaerst, acuñara el termino de Silicon Valley para denominar el área.

El termino empezó luego a ser difundido por su amigo, el periodista Don Hoeefler, que lo utilizo en una serie de artículos publicados en enero de 1971 en el semanario “Electronic News”.

El nombre se popularizó en la década de 1980, en el momento del surgimiento de la computadora personal y de múltiples productos de hardware y software relacionados con el mercado de consumo.

A mediados de 1990, la aparición de internet y el comercio electrónico generó un nuevo ciclo de auge para Silicon Valley que condujo a la rápida aparición de nuevos negocios en las industrias de software y de la electrónica.

La región sufrió empero a principios de 2001 la implosión de la burbuja de optimismo generada por la sobrada fe en las compañías en internet, con despidos masivos, que pusieron de relieve la dependencia de la región en un sector de la economía que es especialmente susceptible a la expansión y contracción de los ciclos económicos.

Sin embargo, actualmente, la economía de la zona está prosperando con niveles de empleo que no sólo han alcanzado los que se tenían antes de la recesión, sino que los han superado.

De acuerdo con el Instituto de Silicon Valley para Estudios Regionales, en 2015 la tasa de crecimiento del empleo en la zona fue de 4.1 por ciento, la más alta desde el año 2000, sumando 58 mil nuevos puestos de trabajo para un total de un millón 480 mil empleos, de los cuales 300 mil son en el campo de las tecnologías de la información.

El total del Producto Interno Bruto (PIB) de las empresas de tecnología de Silicon Valley alcanzó el año pasado los 535 mil millones de dólares.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40