Mundo

Compartir

El cuy chactado, un plato típico peruano que impacta a turistas

Una breve encuesta entre los limeños respecto a los platos más típicos arroja un resultado particular: el cuy chactado

Los turistas extranjeros que recorren la capital peruana muchas veces preguntan a los limeños que están sentados en los bancos de la Plaza de Armas o en las escalinatas de la catedral dónde comer un plato típico de este país sudamericano.

Y una de las respuestas más recurrentes es que visiten los restaurantes aledaños al lugar, en particular aquellos ubicados tras el Palacio Municipal, donde es posible degustar lo más tradicional de la gastronomía peruana.

Locales tradicionales, con varios años de funcionamiento, se entremezclan con aquellos llamados “de vanguardia”, responsables, de alguna forma, de la fama internacional que alcanzó la comida de esta nación sudamericana en los últimos años.

Una breve encuesta entre los limeños respecto a los platos más típicos arroja un resultado particular: el cuy chactado.

Mi conocimiento del cuy hasta ese minuto era que se trataba de una mascota peluda, preferida por adultos y niños, que comía tallos de vegetales tiernos.

Recuerdo que más de algún amigo tuvo un cuy, encerrado en una jaula o en una bola plástica, y que incluso tenía por nombre “Steve”. Era un miembro más de la familia, una mascota a la que incluso sacaban a pasear todos los días al jardín bajo la atenta mirada de los niños.

Seguramente mi amigo no vería con buenos ojos lo que tengo a la vista en estos momentos en uno de los restaurantes del centro de Lima. El Restaurante del Gaucho, pese a tener un aire argentino, ofrece entre sus platos estrella el cuy chactado.

El chef del lugar, Abraham Márquez, comentó a Notimex que se trata de un plato típico de la sierra peruana, muy pedido por los turistas por su particularidad, que se prepara con este mamífero también conocido como “conejillo de Indias”, como lo bautizaron los españoles.

Provincias como Arequipa, Ayacucho y Huancavelica manifiestan que el plato nació en esas tierras, aunque es común encontrarlo en toda la zona andina de Perú, donde sus habitantes originarios lo consumían hace cinco mil años.

Aunque el pequeño animal está presente en muchos países americanos, en Perú es donde es más conocido como alimento tradicional y donde se mantiene la tradición de cocinarlo en aceite hirviendo para luego servirlo con papas y diversas verduras.

En la actualidad, indica Abraham, los cuyes que se preparan en los restaurantes vienen procesados y sellados en plástico al vacío, aunque aún hay algunos lugares fuera de Lima donde el comensal puede escoger al cuy que se quiere comer y éste es sacrificado en minutos por el cocinero.

“Es un plato muy pedido por los turistas, en particular alemanes, quienes observan con curiosidad que se sirva de esta forma, entero, abierto, con sus patas y cabeza, en un plato acompañado por papas doradas y vegetales”, puntualizó.

Procesado el cuy, aliñado y frito en aceite hirviendo por unos ocho minutos, el plato queda listo para ser llevado a la mesa y ser degustado por los turistas, quienes primero observan con curiosidad y luego se atreven a probar la preparación.

Mario Pardo, proveniente de Brasil, aseveró: “lo pedí porque es un plato tradicional que no creo haber visto en otro lugar. No sé si me lo comeré entero, no sé si me gustará, pero vale la pena intentarlo”.

Minutos después afirma, con el pulgar arriba, que el cuy estaba “delicioso”, aunque declina realizar mayores comentarios.

Abraham añadió que “diariamente salen unos cuatro cuyes, la mayoría para turistas”, quienes de seguro no tienen ni han tenido a este mamífero en sus casas corriendo como una mascota tras los mismos vegetales que, acá en Lima, acompañan al animal frito en este tradicional plato de comida de la gastronomía peruana.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40