Mundo

Compartir

Turquía promete acabar con “virus” que provocó intentona golpista

El presidente turco Tayyip Erdogan prometió acabar con el "virus" que provocó el intento de golpe de Estado del viernes pasado, que causó la muerte de al menos 250 personas y ha llevado a la detención de unos seis mil implicados.

El presidente turco Tayyip Erdogan prometió acabar con el "virus" que provocó el intento de golpe de Estado del viernes pasado, que causó la muerte de al menos 250 personas y ha llevado a la detención de unos seis mil implicados. En un discurso en el entierro de algunas de las personas muertas por el fallido golpe de Estado, Erdogan agradeció a los ciudadanos su apoyo para suprimir la intentona golpista y advirtió que continuará con la limpieza en todas las estructuras del Estado para erradicar el "virus".

El mandatario turco aseguró que el intento de golpe de Estado a manos de un "grupo de terror", dirigido por el clérigo opositor Fetula Gülen Gülen, fue reprimido gracias a la voluntad del pueblo, que respondió a su llamado a salir a las calles en todo el país para frustrar el complot.

El clérigo, expatriado en Estados Unidos desde 2009, es acusado de llevar a cabo una larga campaña para derrocar el gobierno a través de los seguidores dentro del país, particularmente del Ejército, la Policía y el poder Judicial.

Ante la multitud, reunida en la mezquita de Fatih de la ciudad de Estambul para dar el último adiós a las víctimas, el mandatario dijo que ante las circunstancias de hace dos días, Turquía debe examinar la posibilidad de restablecer la pena de muerte en la Constitución.

"En una democracia no se pueden ignorar las exigencias del pueblo, es nuestro derecho, las instancias correspondientes examinarán el restablecimiento de la pena de muerte y tomarán una decisión", sostuvo Erdogan, según un reporte de la agencia de noticias Anadolu.

El presidente turco reveló que los miembros del grupo terrorista de Gülen, que han "arruinado" a las fuerzas armadas, están siendo arrestados en todos los rangos en el Ejército, tras confirmar la detención de cientos de altos líderes militares.

Erdogan agradeció también a los miles de personas que la víspera salieron a las calles a manifestarse en contra de la intentona golpista e instó a sus simpatizantes a seguir protestando en las calles y en las principales plazas de Turquía.

"Esto no es una situación para dejar reposar. No vamos a salir de las plazas. Esto no es sólo una operación de 12 horas. Continuaremos decididamente", subrayó Erdogan, luego de que miles de turcos llenaron durante toda la noche diversas plazas de Estambul, Ankara y Izmir.

En la central plaza de Kizilay de Ankara, los residentes, incluyendo mujeres y niños, agitaron hasta la madrugada de este domingo banderas nacionales y coreaban lemas en favor de la democracia y del gobierno del presidente Erdogan.

En tanto, el ministro de Justicia, Bekir Bozdag, confirmó que al menos seis mil personas han sido detenidas en Turquía por supuestos vínculos con el golpe de Estado iniciado la noche del viernes pasado, entre ellos dos mil 750 jueces acusados de tener vínculos con la organización de Fetullah Gúllen.

"Este será el caso más grande jamás visto en la historia de Turquía", dijo Bozdag, tras afirmar que todos los involucrados en el fallido golpe de Estado pagarían muy alto el precio de su osadía.

El ministro turco también confirmó que el presidente Erdogan ha solicitado a Estados Unidos extraditar a Gülen y expresó su confianza en que la administración estadunidense responda de manera positiva a la solicitud.

"Supongo que Estados Unidos no apoyará una persona que realiza estos actos en contra de Turquía", indicó.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40