Mundo

Compartir

Atacante de tren en Alemania tenía “motivos religiosos”

La Oficina de Investigaciones Criminales y las Fiscalías distritales informaron en rueda de prensa que se investiga al afgano, de 17 años, y su presunta relación con el EI

El refugiado afgano que atacó con cuchillo y hacha a los pasajeros de un tren en Bavaria, Alemania, al parecer tuvo motivos religiosos para efectuar su agresión, pero aún se investiga si tenía contacto con el grupo yihadista Estado Islámico (EI).

La Oficina de Investigaciones Criminales y las Fiscalías distritales informaron en rueda de prensa que se investiga al afgano, de 17 años, y su presunta relación con el EI.

En el curso de las investigaciones que se llevan a cabo sobre ese hecho, se encontraron unos apuntes en la habitación del afgano, que contenían dibujos hechos por él mismo de una bandera de la organización terrorista.

En uno de los párrafos que fueron traducidos, el refugiado pedía a su padre que rezara por él para que tuviera la fuerza para acabar con “infieles” y para que él se “fuera al cielo”.

El refugiado, que fue muerto por las fuerzas de seguridad, no tenía antecedentes de problemas con la ley alemana ni se había mostrado especialmente religioso.

Sin embargo, las autoridades alemanas informaron en la conferencia de prensa que cuentan con la grabación hecha por una testigo con su celular.

En la grabación se escucha claramente al hombre gritar “Allahu Akbar” (Dios es grande), informaron los directivos policíacos.

“Dios es grande” es una frase de la religión islámica. El afgano tenía una página en las redes sociales, a las que acudía, pero no hay indicios de que fuera militante del EI.

Las investigaciones revelaron que el refugiado salió de la casa en la que vivía con el propósito de “vengarse de los infieles”, según lo que dedujeron las autoridades de las anotaciones hechas en los apuntes que encontraron.

Los hechos ocurrieron al filo de la medianoche del lunes al martes. El afgano se lanzó contra unos pasajeros que viajaban en el mismo tren que él. Cuatro de ellos, que fueron gravemente heridos, son de origen asiático, dos de ellos están en peligro de muerte.

El freno de emergencia del tren fue activado durante el ataque y de acuerdo con el fiscal Erik Ohlenschlager, la detención de la locomotora pudo haber sido la causa de que el afgano interrumpiera su ataque y se bajara del transporte.

Cerca del lugar de los hechos se encontraba un grupo élite de seguridad policíaca que enseguida entró en acción. Cuando enfrentaron al joven afgano, éste trató de agredirlos con el cuchillo y el hacha y aquellos le dispararon. El individuo murió.

Las autoridades de Bavaria y de Würzburg reaccionaron con incomprensión y críticas contra mensajes como el de la legisladora verde, Renate Künast, quien culpó a la policía de la muerte del refugiado.

En la conferencia de prensa, las autoridades fiscales, judiciales y policíacas señalaron que no era aceptable que gente colocara mensajes en Twitter y en otros medios para criticar el desempeño de la policía, siendo que no tienen conocimiento directo de lo ocurrido ni estuvieron presentes durante los ataques.

El EI se atribuyó la autoría del ataque, pero las autoridades a cargo de la investigación dijeron que hay que sopesar esa atribución con escepticismo, mientras las investigaciones continúan.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40