Mundo

Compartir

Descarta juez detención de Cristina Fernández de Kirchner

El juez Claudio Bonadío descartó una próxima detención de la expresidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, quien ya había negado temor de ir presa.

El juez Claudio Bonadío descartó una próxima detención de la expresidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, quien ya había negado temor de ir presa. Bonadío, quien fue el primer juez que procesó a la exmandataria, aseguró que Fernández de Kirchner cuenta con todas las garantías necesarias para defenderse legalmente, pese a que ha denunciado persecución judicial en su contra.

El juez le confirmó este lunes al periodista Luis Novaresio que por ahora no hay motivos para pensar que la expresidenta pueda estar presa.

Durante las últimas semanas se intensificaron las operaciones mediáticas para promover el arresto de la expresidenta, quien es investigada en varias causas en las que se le acusa de perjuicio a la administración pública, lavado de dinero y enriquecimiento ilícito.

Fernández de Kirchner dijo en un encuentro con corresponsales extranjeros que no teme ir a la cárcel ya que su detención sería resultado no de la comisión de delitos, sino de las políticas que llevó a cabo cuando gobernó al país y que afectaron a poderosos intereses.

Bonadío actuó como opositor durante el gobierno de Fernández de Kirchner y, al igual que otros jueces, una vez que la expresidenta terminó su mandato en diciembre pasado intensificó las causas en su contra.

El magistrado procesó a Fernández de Kirchner en mayo junto con el exministro de Economía, Axel Kicillof, y el ex titular del Banco Central, Alejandro Vanoli, en la causa bautizada como “dólar a futuro”.

El caso inició el año pasado, cuando el Banco Central vendió dólares por anticipado a empresas y bancos a un precio oficial y bajo, pero el valor de estas divisas se incrementó en diciembre, ante la brusca devaluación decretada por el presidente Mauricio Macri.

Esto permitió que quienes compraron dólares “a futuro” a un precio promedio de 10 pesos por unidad, ahora puedan cobrarlos a una cotización de entre 14 y 15 pesos, diferencia que debe pagar el Estado, lo que provocó pérdidas superiores a los 300 millones de dólares.

Pese a que el Banco Central es autónomo, Bonadío consideró que las operaciones no pudieron realizarse sin el aval de la presidenta y de Kicillof, por lo que primero los imputó y luego los procesó y los acusó del delito de “administración infiel con perjuicio al Estado”.

Este mes, además, el juez presionó todavía más a la exmandataria al congelar sus bienes y cuentas bancarias, más la fortuna de 5.5 millones de dólares que su hija Florencia guardaba en una caja de seguridad y en una cuenta.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40