Mundo

Compartir

Afganistán registra cifra récord de civiles muertos en 2016: ONU

La cifra de civiles muertos en Afganistán en el primer semestre de 2016 fue de cinco mil 166, la máxima desde que inició el conteo de las bajas provocadas por la violencia en 2009, informó la Misión de la ONU en esa nación (UNAMA).

La cifra de civiles muertos en Afganistán en el primer semestre de 2016 fue de cinco mil 166, la máxima desde que inició el conteo de las bajas provocadas por la violencia en 2009, informó la Misión de la ONU en esa nación (UNAMA). Indicó que documentó la muerte o mutilación de esas personas, de los que la tercera parte eran menores de edad y tres mil 563 heridos, lo que representa un incremento de cuatro por ciento del número total de bajas respecto de los primeros seis meses de 2015.

En un informe, la ONU señaló que de tales cifras, 338 corresponden a niños asesinados, y mil 121 a menores de edad heridos. Así, el número de niños muertos o heridos en Afganistán es igualmente el mayor desde 2009.

Desde enero de 2009, la cifra total de bajas en Afganistán es de 63 mil 943, de los que 22 mil 941 murieron y de los que 40 mil 993 resultaron heridos.

El informe estableció que 60 por ciento de las víctimas civiles fueron causadas por ataques de fuerzas antigubernamentales en ese país, aunque precisó que las bajas causadas por fuerzas a favor del gobierno aumentaron también durante este año.

El texto documentó asimismo otras serias violaciones de los derechos humanos, incluyendo ataques deliberados contra mujeres en las esferas públicas, reclutamiento de niños para la guerra, violencia sexual contra niños y niñas, secuestros y ejecuciones sumarias.

Tadamichi Yamamoto, representante especial del secretario general de la ONU y jefe de UNAMA, expresó que el informe subrayó la necesidad de que las partes en conflicto hagan todo lo que está a su alcance a fin de evitar las bajas civiles.

Cada baja, aseguró Yamamoto, “representa un fracaso del compromiso” de las partes con el derecho internacional, además de que debe ser un llamado de atención a las partes para redoblar sus esfuerzos por minimizar las víctimas civiles.

La actual fase de violencia en Afganistán puede rastrearse al año 2001, cuando Estados Unidos lideró una invasión a ese país a fin de combatir al grupo extremista del Talibán, acusado de proteger a Osama bin Laden, culpable del ataque de septiembre de ese año en territorio estadunidense.

En 2014, los países de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) decidieron finalizar sus operaciones en ese país, lo que dejó a Estados Unidos como la única fuerza extranjera con presencia en Afganistán.

Actualmente, aún miles de efectivos estadunidenses operan en Afganistán, a fin de respaldar al gobierno local en su lucha contra el Talibán.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40