Mundo

Compartir

Guerra en Siria daña abasto de agua para dos millones de personas

O'Brien puntualizó que la falta de agua es particularmente preocupante debido a las altas temperaturas del verano sirio, que afecta de manera especial a los menores de edad.

Altos funcionarios de la ONU alertaron hoy que la violencia en Alepo ha destruido la red de abasto de agua potable para más de dos millones de habitantes de esta ciudad de Siria, lo que aumenta las precarias condiciones para esta población.

En sesión del Consejo de Seguridad, el coordinador de la ONU para asistencia humanitaria, Stephen OBrien, reiteró su llamado para que las partes en conflicto hagan una pausa para permitir la reparación del abasto de agua y de la electricidad para el bombeo del líquido.

“Los ataques de esta semana han dañado severamente la infraestructura eléctrica y de agua de la ciudad, lo que dejó a más de dos millones de residentes sin electricidad o sin acceso a la red de agua pública”, afirmó OBrien.

Destacó que la ONU está “gravemente preocupada” por la seguridad y la salud de los civiles de Alepo, que hasta antes de la guerra civil en Siria era la ciudad más poblada del país y que ahora se encuentra bajo una ofensiva del gobierno, apoyada por Rusia, para recuperar su control.

El funcionario advirtió que el agua disponible mediante pozos y tanques de almacenamiento “no es ni remotamente suficiente para sostener las necesidades de la población”, por lo que llamó a una pausa en la violencia que permita su reparación.

OBrien puntualizó que la falta de agua es particularmente preocupante debido a las altas temperaturas del verano sirio, que afecta de manera especial a los menores de edad.

Señaló que la ONU está preparada, una vez que sea declarado un cese al fuego de al menos 24 horas, para entregar ayuda humanitaria, incluida agua, a la población que la necesita.

Por su parte el Fondo de la ONU para la Infancia (Unicef), emitió este martes un comunicado para expresar su alarma ante la falta de agua en Alepo y sus potenciales consecuencias para los menores de edad de esa ciudad.

“La niños y las familias en Alepo están sufriendo una situación catastrófica. Estos cortes ocurren en medio de la ola de calor, lo que pone a los niños en grave riesgo de contraer enfermedades provenientes de agua contaminada”, explicó Hanna Singer, representante de Unicef para Siria.

Singer declaró que si el servicio de agua no es reparado de manera urgente para llevar agua a la ciudad, la población será forzada a utilizar fuentes de agua que no son seguras.

Mientras tanto, diplomáticos de Estados Unidos y de Rusia sugirieron que las perspectivas para relanzar las conversaciones de paz para Siria son escasas por el momento.

La representante de Estados Unidos ante la ONU, Samantha Power, manifestó que “el ambiente para las conversaciones debe también ser correcto”. En el pasado Estados Unidos ha demandado un cese al fuego para entablar conversaciones.

Por su parte el representante de Rusia ante la ONU, Vitaly Churkin, dijo ante reporteros que las negociaciones de paz debían ser iniciadas sin condiciones previas y que no deberían estar sujetas a un cese al fuego.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40