Mundo

Compartir

Templo de los Lamas, un sitio de paz dentro de la bulliciosa Beijing

El templo de los Lamas es el recinto budista tibetano más importante fuera del Tíbet

El humo y el olor del incienso envuelven al visitante, se respira una atmósfera de paz, tranquilidad y reflexión.

Es el templo de los Lamas, el recinto budista tibetano más importante fuera del Tíbet y uno de los principales atractivos turísticos y culturales de Beijing, situado al noreste de la capital china, en el distrito de Dongcheng.

Se trata de un lugar de culto y residencia para monjes budistas tibetanos. Se compone de varios pabellones separados por patios, donde se combinan elementos tibetanos y chinos, su construcción comenzó en 1694, durante la Dinastía Qing.

Cuenta con varias salas como la de la Armonía de Yong, la de la Protección, de la Rueda de la Ley, del Pequeño Potala y El Pabellón de las Mil Felicidades, que permiten contemplar obras de arte con un inmenso valor espiritual.

“El Templo Lama es uno de los lugares más impresionantes de Beijing, muy religioso, mucha gente viene aquí para rezar y para realizar sus sueños”, explica Luna, una estudiante de español, que también trabaja como intérprete.

“En los salones podemos encontrar distintas figuras de Buda, y a su lado, caracteres chinos que describen espíritus de la deidad y que nos llaman a guardar un corazón equilibrado para vivir mejor”, comenta con una sonrisa.

Al entrar al lugar, los visitantes reciben una pequeña caja con inciensos. En los quemadores que se encuentran en los distintos patios se pueden prender y arrodillarse para rezar.

El humo del incienso crea una atmósfera de espiritualidad, alejada del irritante tráfico incesante de la capital china, y el cual se mezcla con el tintineo de las campanas y el giro de los molinos de oración.

El Salón de la Rueda del Dharma es la gran sala central, donde los lamas se reúnen para realizar rituales, mientras que el Pabellón de las Mil Felicidades aguarda al Gran Buda Maitreya.

Se trata de una estatua de 18 metros de altura y ocho más que se hunden bajo la tierra, tallada en madera de un sólo árbol de sándalo tibetano, por lo cual recibió un Record Guinness por ser la mayor estatua de un único tronco. Bufandas de oración de raso caen de sus gigantescas manos.

Todos los nombres de los edificios del Templo de los Lamas e inscripciones de las estelas de piedra están plasmados en cuatro idiomas: Han, manchú, mongol y tibetano.

Esto no solo está en armonía con el estilo arquitectónico del templo, sino que también muestran la forma en la que el emperador Qianlong de la Dinastía Qing buscaba mantener la unidad y la unificación de este país multinacional.

Además de la gran cantidad de estatuas de Buda esculpidas vívidamente, cada una en diferente postura y expresión, también hay una gran colección de pinturas de estilo tibetano conocido como Tangka, murales, escrituras e instrumentos religiosos.

A través de las líneas 2 y 5 del metro, en la estación Yonghegong, los turistas pueden llegar a este templo, cuya entrada cuesta 30 yuanes y disfrutar de un sitio de paz y armonía, que se esconde en medio de la ruidosa y ajetreada metrópoli china.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40