Mundo

Compartir

Merkel defiende su política sobre refugiados ante parlamento alemán

La canciller federal de Alemania, Ángela Merkel, defendió su política sobre los refugiados ante el parlamento (Bundestag) en el debate general sobre el presupuesto público correspondiente a 2017.

La canciller federal de Alemania, Ángela Merkel, defendió su política sobre los refugiados ante el parlamento (Bundestag) en el debate general sobre el presupuesto público correspondiente a 2017. Después de que la jefa del gobierno alemán perdiera el pasado fin de semana la hegemonía conservadora en uno de los 16 estados del país, el germanoriental Mecklenburg Vorpommern, resaltó que la situación de los refugiados ha cambiado mucho desde que se inició al año pasado y que las leyes de asilo son ahora más estrictas.

Las elecciones del pasado fin de semana en el estado de Mecklemburg Vorpommern, a pesar de que resultan poco relevantes para la política nacional, ha sido para Merkel una llamada de atención.

A un año de los comicios generales, el “gran triunfador” en ese estado fue el partido populista de derecha Alternativa para Alemania, AFD por sus siglas en alemán, que adquirió especial fuerza en 2015 cuando mostró su rechazo a la política de puertas abiertas de Merkel.

Aún así, Merkel siguió defendiendo este miércoles su política y dijo que las soluciones que ofrece ese partido, que nació como reacción a los rescates de la zona euro, no son sencillas como éste las presenta.

“Solo si nos ceñimos a la verdad, ganaremos la confianza de la gente”, añadió la canciller federal alemana.

“Tenemos una mejor situación que hace un año pero nos queda trabajo por hacer”, destacó.

“En agosto del año pasado más de 400 mil refugiados habían llegado a Alemania y posteriormente se hizo el pronóstico de acabar 2015 con más de 800 mil”, dijo Merkel.

Indicó que en los últimos 12 meses de han registrado importantes avances, y reconoció que hay cosas que no se están gestionando lo suficientemente rápido.

Añadió que hay cosas que no se han explicado suficientemente a los refugiados, y puntualizó que hay personas que no tienen derecho a permanecer aquí y estas deberán retornar a sus países.

Para los que tienen perspectivas de obtener el asilo en Alemania hay ofertas de cursos de integración, idioma alemán y capacitación laboral, pero también hay sanciones para los que no los acepten.

Una de las frases más significativas que citó durante su discurso de este miércoles fue asegurar que “Alemania seguirá siendo Alemania”.

“Alemania es fuerte y estable y los valores de la República Federal son la libertad, la seguridad, la justicia y la solidaridad”, señaló.

Lanzó el mensaje de que sabe que los alemanes quieren que Alemania siga siendo Alemania con los valores, la identidad y la cultura que han hecho de este país lo que es hoy.

Con esa aseveración desmintió a los políticos que afirman que Alemania se va a distorsionar a causa de la presencia de refugiados, inmigrantes, musulmanes.

La oposición criticó la política que sigue el gobierno de Merkel respecto a los refugiados y en cuanto a desigualdad social en el país.

El partido La Izquierda argumentó que los ricos se vuelven cada vez más ricos en Alemania de una manera a la que calificó de “obscena”.

Merkel dejó en claro en el discurso que pronunció este miércoles en el Bundestag que Alemania tiene obligaciones humanitarias que quiere y debe cumplir.

Destacó cuanto avanzó en los últimos 12 meses la organización del gobierno respecto a los refugiados y afirmó que el gobierno tiene el control de la situación.

Hay electores alemanes que acusan al gobierno de Merkel de darles más a los refugiados que al país. Merkel respondió a esa acusación con datos: la situación económica del país es en la actualidad excelente.

Tiene un superávit en su balanza de comercio internacional, es el país de la Unión Europa que más crece y el país tiene el menor número de desempleados desde la posguerra.

Agregó que su gobierno está destinando inversión pública para la infraestructura, para la educación, para la investigación y para el desarrollo tecnológico, que son inversiones públicas que aseguran el futuro del país.

El ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, que es la figura más fuerte en el gabinete y más cercana a Merkel, declaró que los impuestos empezarán a disminuir para los contribuyentes a partir del próximo año.

La razón es que el país cuenta con un presupuesto consolidado que no genera la concertación de nueva deuda desde hace cuatro años y que tiene además superávit en la recaudación fiscal.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40