Mundo

Compartir

“Me siento muy bien”, afirma Hillary Clinton tras recaída

La candidata presidencial demócrata Hillary Clinton aseguró sentirse muy bien tras abandonar de manera abrupta una ceremonia sobre los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, lo que desató especulaciones sobre su salud.

La candidata presidencial demócrata Hillary Clinton aseguró sentirse muy bien tras abandonar de manera abrupta una ceremonia sobre los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, lo que desató especulaciones sobre su salud. “Estoy muy bien. Todo fue a causa del exceso de calor”, indicó quien se le vio afectada y con síntomas de un aparente desvanecimiento, de acuerdo con testigos presenciales.

Mientras salía del apartamento que su hija Chelsea tiene en esta ciudad poco antes del mediodía, Clinton ya más relajada minimizó el incidente al insistir: “Me siento muy bien".

El portavoz de Clinton, Nick Merrill, dijo en un comunicado que la candidata demócrata asistió a la ceremonia de la mañana durante 90 minutos "para presentar sus respetos y saludar a algunas de las familias de los caídos”.

"Durante la ceremonia, se sintió agitada por el calor y por eso partió al apartamento de su hija, pero se siente mucho mejor", apuntó.

El comunicado no ofreció detalles adicionales, incluyendo si la aspirante presidencial de 68 años de edad requiere de mayor atención médica.

Clinton salió del apartamento de su hija Chelsea Clinton por su cuenta e hizo un breve comentario a los periodistas que esperaban afuera al resaltar: "Es un hermoso día en Nueva York".

Agitó la mano y posó para una foto con una niña antes de entrar en su caravana.

Partidarios del candidato presidencial republicano Donald Trump han tratado de señalar que Clinton no está físicamente apta para la Casa Blanca, citando una conmoción cerebral que sufrió en diciembre de 2012 después de un desmayo.

Su médico atribuyó el episodio a un virus estomacal y deshidratación. El médico de Clinton informó que está totalmente recuperada de la conmoción cerebral, lo que llevó a la visión borrosa y el descubrimiento de un coágulo de sangre en una vena entre el cerebro y el cráneo.

Trump asistió a la misma ceremonia conmemorativa en la zona cero en el bajo Manhattan, junto con los senadores demócratas de Nueva York, Chuck Schumer y Gillibrand Kirstin.

El tiempo era cálido y húmedo en Nueva York el domingo, y había una brisa en la concurrida plaza conmemorativa durante la ceremonia.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40