Mundo

Compartir

Autoridades piden investigación “transparente” en muerte de afroamericano en EUA

El jefe de la policía de Charlotte-Mecklenburg, Kerr Putney, no ha querido comprometerse a hacer público el video del incidente

La alcaldesa de Charlotte, Jennifer Roberts, pidió hoy una investigación “transparente” sobre la muerte del afroamericano Keith Lamont Scott, a manos de la policía, en un intento por calmar los ánimos tras dos días de protestas.“Los eventos que vimos anoche no son del Charlotte que conozco y amo y no son un reflejo de nuestra comunidad", dijo Roberts durante una conferencia de prensa esta mañana.

La muerte el martes de Lamont Scott a manos de un policía de raza negra desató dos noches de protestas en el centro de Charlotte, lo que obligó al gobernador de Carolina del Norte, Pat McCrory, ha declarar el estado de emergencia y llamar a la Guardia Nacional para preservar el orden.

La policía ha dicho que Lamont, de 43 años, portaba una pistola cuando fue abatido, mientras que la familia asegura que tenía un libro cuando fue asesinado.

El jefe de la policía de Charlotte-Mecklenburg, Kerr Putney, no ha querido comprometerse a hacer público el video del incidente.

Putney dijo en rueda de prensa que la familia de Scott ha pedido ver el video y están tratando de satisfacer esa demanda. Agregó que el video no muestra definitivamente que Lamont esté apuntando a alguien.

El video podría ser clave para resolver el caso entre la policía, que dice que Lamont se negó a acatar los comandos para dejar caer su arma, y los residentes que dicen que él estaba desarmado. El policía civil que disparó, Brently Vinson, no portaba una cámara y está bajo licencia administrativa.

Putney dio a conocer que el saldo de la violencia registrada la noche del miércoles en la ciudad es 44 arrestos, así como nueve civiles y dos policías heridos. Uno de los civiles fue baleado durante una de las protestas y se encuentra en “estado crítico”, según dijo.

Las calles del centro de Charlotte, la ciudad más grande de Carolina del Norte , con una población de 830 mil ciudadanos, de los cuales 35 por ciento son de raza negra, parecían en su mayoría tranquilas este jueves, pero algunas empresas y bancos dijeron a sus empleados no presentase a laborar.

La noche del miércoles, cientos de manifestantes que gritaban "Las vidas e los negros importan" y "manos arriba, no disparen", se dispersaron con gases lacrimógenos.

Pero varios grupos, de una docena o más manifestantes, se quedaron atrás, y atacaron a personas, incluyendo periodistas, rompieron ventanas de hoteles, edificios de oficinas y restaurantes y realizaron pequeños incendios.

La ciudad logró salir adelante de un caso cargado de tensión racial hace tres años, sin los disturbios que estallaron en los últimos años en lugares como Baltimore, Milwaukee y Ferguson, Missouri.

En 2013, la policía de Charlotte acusó uno de los suyos, Randall Kerrick, de homicidio voluntario luego que el oficial blanco disparó contra un afroamericano desarmado que había estado en un accidente y fue en busca de ayuda.

El jurado no pudo llegar a un consenso y el cargo fue retirado el pasado verano. La ciudad vio un par de protestas, pero no violencia.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40