Mundo

Compartir

Prohibición de drogas en EUA genera graves consecuencias a sociedad

La llamada “guerra contra las drogas” en Estados Unidos ha generado en cuatro décadas consecuencias devastadoras a la sociedad

La llamada “guerra contra las drogas” en Estados Unidos ha generado en cuatro décadas consecuencias devastadoras a la sociedad, además de que no ha logrado una reducción en el consumo de estas sustancias, advirtió hoy un informe.

Elaborado por los grupos civiles Human Rights Watch (HRW) y la Unión Estadunidense para las Libertades Civiles (ACLU), el informe destacó que la aplicación masiva de leyes que penalizan el consumo y la tenencia personal de drogas en Estados Unidos genera “perjuicios devastadores”.

Titulado “Cada 25 segundos: el costo humano de la criminalización del consumo de drogas en Estados Unidos”, el informe asentó que estas restricciones han generado trágicas consecuencias para individuos y sus familias, además de que discrimina contra personas de color y socavan la salud pública.

El informe apuntó que la prohibición crea consecuencias de largo plazo que pueden separar a familias; excluir a personas de oportunidades laborales, de asistencia social, vivienda pública y la posibilidad de votar; y exponerlas a discriminación y estigma de por vida.

“Cada 25 segundos, alguien es arrojado al sistema de justicia penal, acusado exclusivamente de tenencia de drogas para uso personal”, señaló Tess Borden, autora del informe basado en entrevistas a 149 personas procesadas por consumo de drogas en cuatro entidades de Estados Unidos.

Borden añadió que “estas detenciones a gran escala han destruido innumerables vidas, y no han contribuido en absoluto a ayudar a personas que intentan superar la dependencia”.

El documento precisó que cuatro décadas después de que el presidente de Estados Unidos Richard Nixon declaró una “guerra contra las drogas”, las tasas de consumo no han mostrado una disminución significativa.

Afirmó que con frecuencia no hay tratamiento disponible para las personas que lo necesitan, y es común que aquellos que consumen drogas se vean obligados a estar en la clandestinidad, lo que disminuye la probabilidad de que reciban asistencia.

Asimismo, pese a los señalamientos de funcionarios, que sostienen que las leyes sobre drogas se aplican principalmente para combatir la distribución de sustancias, la cantidad de personas detenidas por tenencia de drogas es cuatro veces superior a la de aquellas detenidas por su comercialización.

Las detenciones además se concentran en la población afroamericana. La proporción de adultos negros que consumen drogas es similar o incluso inferior a la de adultos blancos; sin embargo, los adultos negros tienen 2.5 más posibilidades que los blancos de ser detenidos por tenencia de drogas.

“Esta aplicación normativa desigual equivale a discriminación racial según las normas internacionales de derechos humanos”, expresaron las organizaciones.

El informe precisó que como la Agencia Federal de Investigaciones (FBI) y la Oficina del Censo de los Estados Unidos (US Census Bureau) no recopilan datos sobre latinos, no fue posible determinar qué disparidades existían en relación con esa población.

El documento propuso que las legislaturas de los estados y el Congreso federal deberían despenalizar el consumo y la tenencia personal de cualquier tipo de drogas, y ofrecer en cambio alternativas de rehabilitación para los usuarios de drogas.

Asimismo, urgieron que hasta que se logre una despenalización absoluta, los funcionarios deberían reducir al mínimo las consecuencias perniciosas de las leyes y prácticas vigentes.

“Criminalizar el uso personal de drogas es un desperdicio absoluto de vidas y recursos”, apuntó Borden.

Agregó que “si los gobiernos realmente pretenden abordar el problema del consumo de drogas, deben terminar con el círculo vicioso de las detenciones por posesión de drogas, y enfocarse, en cambio, en estrategias de salud efectivas”.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40