Nacionales

México, único país del mundo con cocina precolombina

México es el único país del mundo con cocina precolombina y un paraíso en todos los productos que más se valoran en el mundo occidental, afirmó el presidente de la Real Academia Iberoamericana de Gastronomía, Rafael Ansón.

México es el único país del mundo con cocina precolombina y un paraíso en todos los productos que más se valoran en el mundo occidental, afirmó el presidente de la Real Academia Iberoamericana de Gastronomía, Rafael Ansón.

Ansón fue entrevistado en noviembre pasado, en el marco del VII Concurso Internacional de Escuelas de Cocina, dentro del Programa de Formación en Gastronomía Española de ICEX España Exportación e Inversiones, que tuvo lugar en Valladolid, norte español.

“México tiene una oferta gastronómica única, es el único país con cocina precolombina, el único país que tiene cocinas regionales, cinco, concretamente”, anotó.

Además, añadió, actualmente tiene a cocineros muy reconocidos en el mundo. Entre ellos citó a Enrique Olvera, cuyo libro “México de adentro hacia fuera” presentó recientemente, junto con la embajadora del país latinoamericano en España, Roberta Lajous.

Ansón señaló que sin embargo, México tiene un problema, que en gran medida también tiene España, “y es que lo que la gente conoce de la cocina mexicana fuera de México son tex mex que son regulares, por no decir otra cosa”.

Por lo tanto, apuntó, “ahora es importante conseguir que la gente entienda que la cocina mexicana es muy rica, tiene cinco cocinas regionales, y es sin duda alguna, la mejor cocina de Iberoamérica”.

Sobre el éxito que tienen ahora a nivel internacional otras cocinas de América Latina, el presidente de la Real Academia Iberoamericana de Gastronomía aseguró que es mucho más importante la mexicana, “pero pasa igual con España, los restaurantes españoles, de cocina española fuera de España son muy malos”.

Son muy buenos, continuó, los restaurantes de españoles, cocina de autor, la cocina de unos españoles que es muy buena, “pero no he conseguido comer fuera de España una paella buena, ni una tortilla de patatas excelente ni un gazpacho, por lo tanto, ese concepto de cocina es muy difícil de exportar”.

Subrayó que México está haciendo una excelente labor dando a conocer sus platos tradicionales, sus moles, sus salsas, “que son las mejores del mundo, superiores a las europeas, sobre todo su materia prima”.

Insistió que México es un paraíso en todos los productos que más se valoran en el mundo occidental, como es el mundo del aguacate, el mundo del cacao, el mundo del maíz, “todo lo que son los productos que vinieron de América, sin los cuales no se concibe comer en Europa”.

Adelantó que hay un proyecto con la Secretaría General Iberoamericana (Segib) y su titular, Rebeca Grynspan, para insistir en la promoción de que la gastronomía forme parte de la cultura.

Se trata, explicó, de que la Segib dentro de un marco cultural impulse la gastronomía “y vamos a crear un espacio en internet, que sea un poco gastromarca Iberoamérica, donde haya conceptos generales de la riqueza de la materia prima, de lo que han hecho nuestras madres, nuestras abuelas y bisabuelas”.

Hizo hincapié en que el conjunto de las ofertas gastronómicas de los países iberoamericanos es el más importante del mundo con diferencia, es mil veces superior al mundo anglosajón.

Por último, hizo una comparación de las tapas españolas con muchos productos de la gastronomía mexicana, que también se comen en porciones pequeñas, con ello en una mano y la bebida en la otra, platicando con amigos y conviviendo.

Para Ansón, en la tapa española lo más importante que España está aportando a la gastronomía internacional es un modelo de libertad.

“Se habla mucho de la libertad del cocinero, pues los cocineros actualmente son artistas, son autores, son creativos, pero yo me iría sobre todo hacia la libertad para el comensal, que no tiene por qué comer dos horas, hora y media, dos platos y un postre, y el mundo de las tapas y los pinchos es sobre todo el mundo de la amistad, el mundo de la conversación”, manifestó.

Anotó que México y España son dos países con una enorme sensación y sentido de la hospitalidad. “La comida mexicana de los tacos y de muchas otras cosas son también pequeñas raciones y que se puede comer de pie, paseando, como se come en las taquerías, donde se hablan unos con otros”, concluyó.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40