Nacionales

Arquitectura tradicional y belleza natural convergen en Aculco

En Aculco se pueden degustar diversos productos como queso, crema, mantequilla y dulce de leche, escamoles, mole rojo, acociles, conejo, enchiladas y dobladit

Por sus cascadas, cerros y santuarios religiosos, así como por su arquitectura tradicional llena de callejones, casas de amplios patios y corredores, Aculco este año se sumó al programa Pueblos Mágicos de la Secretaría de Turismo (Sectur).

Este municipio que se ubica en el Estado de México, que de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) es habitado por mil 823 personas, destaca por su belleza natural, gastronomía y artesanías de cantera.

Entre los atractivos de este pueblo, ubicado a una hora de la Ciudad de México, se encuentran: el conjunto arquitectónico fundado en 1522, y su traza urbana establecida por las ordenanzas del Rey de España que se preservan actualmente.

Las cascadas de La Concepción y El Tixhiñú, que tienen una caída de agua de 25 y 15 metros de altura, respectivamente; el cerro de Ñadó y el Jurica, así como el edificio de la parroquia y ex convento de San Jerónimo, que da cuenta de la sencillez propia de los franciscanos.

En este Pueblo Mágico, también, se puede conocer la casa que brindó albergue a Miguel Hidalgo en su paso a la Ciudad de México el 5 y 6 de noviembre de 1810.

En cuanto a gastronomía se refiere, en Aculco se pueden degustar diversos productos lácteos como queso, crema, mantequilla y dulce de leche, escamoles, mole rojo, acociles, conejo, enchiladas y dobladitas típicas de la región.

Además, en este lugar, cuyo nombre en otomí significa “dos aguas”, los visitantes encontrarán trabajos artesanales de cantera rosa, naranja, café y blanca, bordados de manta, tejidos de lana y fibra de ixtle.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40