Nacionales

A mitad del sexenio, Peña Nieto evalúa avances, retos y avizora futuro promisorio para México

El 2015 representó para el presidente Enrique Peña Nieto, el año para consolidar lo que ha llamado el nuevo andamiaje legal e institucional del país, a través de las reformas estructurales, para que en la segunda mitad de su administración los beneficios de estos cambios signifiquen resultados tangibles.

El 2015 representó para el presidente Enrique Peña Nieto, el año para consolidar lo que ha llamado el nuevo andamiaje legal e institucional del país, a través de las reformas estructurales, para que en la segunda mitad de su administración los beneficios de estos cambios signifiquen resultados tangibles. Durante este año que finaliza, el mandatario aseguró en diversos foros, que México cuenta con un horizonte de desarrollo más prometedor, gracias a que el país se ha atrevido a cambiar y derribar barreras que impedían su crecimiento, a pesar del adverso entorno económico mundial de los últimos años.

Justo a la mitad de su mandato, afirmó que existe “un México mejor que el que tuvimos en el pasado, y que será mucho mejor en el futuro a partir de lo que hemos construido y sembrado en estos primeros tres años”, resultado de la concurrencia de las distintas visiones de las fuerzas políticas.

La mitad de un sexenio es el mejor momento para evaluar un gobierno, ha subrayado el titular del Ejecutivo federal, pues es cuando se tiene claro qué está funcionando y se tiene tiempo para cambiar lo que se debe corregir. “Hace tres años me comprometí a sacar a México del estancamiento. Por eso hicimos las reformas”, aseveró.

De acuerdo con el gobierno federal, este año los resultados empezaron a visualizarse, con cifras históricas en terrenos como el empleo, la inflación, las inversiones nacionales e internacionales, el consumo interno, la infraestructura, la ciencia y tecnología, lo que convertirá a México en una nación “imparable”.

Los resultados también se observan en una reducción en las tarifas de telefonía fija y móvil, de la electricidad y un creciente número de empleos, a partir de las reformas energética y de telecomunicaciones, que promueven la competencia y la inversión.

Siete meses con la inflación más baja desde que empezó a medirse este índice en 1970 -de 2.2 por ciento en los últimos meses-, es uno de los principales puntos que destaca el mandatario al final del 2015, resultado de las reformas hacendaria y financiera, que sostuvo, evitaron endeudamiento y una carga para la sociedad.

Así, Peña Nieto ha comparado estas cifras con las de las cinco administraciones anteriores al mismo periodo. El incremento en el número de empleos formales es otro de los temas en el que subraya los alcances sin precedentes.

En tres años de mandato, a partir del impulso a las inversiones, se crearon un millón 892 mil puestos de trabajo, de acuerdo a registros del IMSS, lo que significa que más familias cuentan con los beneficios de la seguridad social, destacó.

El panorama económico alentador que ha expuesto el primer mandatario, se debe entre otros aspectos, al incremento del crédito al consumo por parte de la banca comercial al sector privado, que aumentó 10.6 por ciento en términos reales este 2015, y más del 20 por ciento de estos créditos se otorgaron a pequeñas y medianas empresas.

La confianza de los inversionistas extranjeros en el país, es una de las cartas fuertes de la administración al entregar resultados a 36 meses de haber iniciado, pues un mayor número de empresas nacionales, globales y extranjeras ha decidido arriesgar su capital.

Entre 2013 y 2015, la inversión extranjera directa sumó casi 92 mil millones de dólares, en tanto que empresas nacionales han invertido hasta el momento, más de 87 mil millones de dólares.

En este contexto, Peña Nieto ha afirmado que los grandes organismos financieros internacionales, aprecian que México tiene mayores fortalezas y un escenario de mayor oportunidad, a partir de los cambios que se han realizado, que hacen que el país esté mejor preparado para enfrentar escenarios adversos.

El presidente aseguró que su administración sigue en la ruta trazada para los siguientes años, de concretar, renovar, consolidar y hacer un camino nuevo hacia aquellos temas en los que se debe avanzar.

En este sentido, ha llamado a construir un nuevo país a partir de la actitud que cada ciudadano adopte, en conjunción con el gobierno, a favor de la vigencia plena del Estado de derecho.

Un cambio significativo se dio en el marco de la reforma que Peña Nieto ha calificado como la de mayor calado en su administración, que es la educativa, al designar a Aurelio Nuño al frente de la Secretaría de Educación Pública.

El otrora jefe de la Oficina de la Presidencia de la República fue el encargado de concretar lo establecido en esta transformación del modelo educativo, al evaluar a casi la totalidad de los maestros del país, aún con la resistencia de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), principalmente en Chiapas, Guerrero y Michoacán.

Nuño Mayer, también logró hacer frente a las presiones de los maestros disidentes, al anunciar que habría descuentos y sanciones a los mentores que no cumplieran con su obligación en las aulas.

En este 2015, el presidente Peña Nieto promulgó leyes en diversas materias, a partir de iniciativas que envió al Congreso de la Unión, una de las más importantes, y que fue la única de carácter prioritario en su administración hasta el momento, es la Ley general de los derechos de las niñas, niños y adolescentes.

También, durante este año se promulgó entre otras normatividades, la ley que da origen al Sistema Nacional Anticorrupción, la ley general de Transparencia; para la atención a personas con autismo, y en la recta final, la ley de la Administración Pública Federal que crea la Secretaría de Cultura.

Asimismo, destacó el fortalecimiento de las nuevas instituciones, como el Instituto Nacional Electoral, la Comisión Federal de Competencia Económica, Instituto Federal de Telecomunicaciones, el Instituto Nacional de Acceso a la Información y Protección de Datos Personales y el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación.

En el escenario internacional, Peña Nieto realizó en enero una visita oficial a Washington, Estados Unidos, donde se reunió con el presidente de ese país, Barack Obama; en marzo, a Reino Unido, con el objetivo de firmar acuerdos en varias materias y reforzar los lazos entre ambas naciones.

En junio, el titular del Ejecutivo federal, llegó a Bruselas, donde participó en la II Cumbre de la CELAC-UE, donde expuso los temas más importantes para México, como el cambio climático y las políticas contra las drogas. Posteriormente, se dirigió a Italia en visita oficial.

Al mes siguiente, el presidente de México viajó a Perú, para participar en la cumbre de la Alianza del Pacífico, para definir la agenda de trabajo de la región y definir las metas de este mecanismo de integración.

El 11 de julio, el mandatario inició una visita de Estado a Francia, en el marco de las celebraciones del Día Nacional de ese país, y en el que México participó como invitado especial, incluso con una delegación de militares que participó en el desfile conmemorativo. En ese encuentro, ambos países firmaron diversos acuerdos de cooperación.

En septiembre, participó en la 70 Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas, donde impulsó temas como el cambio climático, el empoderamiento de las mujeres y la economía, además de participar en la Cumbre para la Adopción de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

Asimismo, en noviembre participó en la Cumbre de Líderes del G20 en Turquía, donde compartió la experiencia mexicana en su agenda de reformas estructurales; posteriormente se dirigió a Filipinas, para estar presente en la 23 reunión de Líderes del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC).

A finales de diciembre, asistió a París, Francia, sede de la Conferencia de las Partes sobre Cambio Climático COP21, junto con los jefes de Estado y de gobierno de más de 160 países, donde expuso los Compromisos de Mitigación y Adaptación ante el Cambio Climático para el periodo 2020-2030, en México.

Peña Nieto aseveró en los últimos días del 2015, que “con decisión y firmeza”, seguirá encabezando los esfuerzos del gobierno de la República, “para derribar las barreras que aún limitan el desarrollo pleno de nuestra sociedad. Aún tenemos mucho por hacer, pero vamos en la ruta correcta”, sostuvo.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40