Nacionales

Investigadores estudian impacto humano en costas mexicanas

Por lo general las personas que viven en las ciudades donde no hay costas desconocen su existencia

Un grupo de investigadores de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), unidad Iztapalapa, desarrolla diversos proyectos que permitan medir el impacto de las actividades humanas en zonas costeras, y determinar su estado actual.

En una entrevista con la Agencia Informativa Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), el profesor del Departamento de Hidrobiología, Francisco José Gutiérrez Mendieta, mencionó que buscan determinar el daño en los ecosistemas.

“Las principales líneas de investigación que siguen los proyectos son la caracterización del ambiente, la contaminación por coliformes fecales y totales o las actividades bacterianas en los sedimentos y la contaminación con hidrocarburos”, explicó el investigador.

El profesor resaltó que es importante realizar este tipo de investigaciones debido a la diversidad de ecosistemas costeros, que por lo general las personas que viven en las ciudades donde no hay costas desconocen su existencia.

En este sentido, Gutiérrez Mendieta aseguró que México es afortunado porque cuenta con 10 mil kilómetros de litorales, y cuando la población conozca su ubicación y utilidad, será más fácil crear conciencia para protegerlos.

El científico trabaja desde hace 20 años en una línea de investigación que se renueva cada dos, la cual consiste en la caracterización de los ecosistemas costeros; dicha labor de campo recaba datos desde 1995 hasta la fecha, lo que permite comparar las condiciones de los ambientes y cómo cambiaron con el tiempo.

“Hemos hecho la caracterización de varios ecosistemas, sobre todo las costas de Veracruz, cada año hacemos una caracterización, tenemos una base de datos que nos permite comparar los datos anómalos con los registrados con anterioridad, de ese modo determinar si un ecosistema funciona bien o no”, mencionó.

El investigador indicó que detectaron cambios, en algunos casos, por la entrada de nutrientes procedentes de actividades agrícolas o descargas humanas, que al entrar en el ambiente costero genera un enriquecimiento en las columnas de agua, derivando un incremento considerable de las microalgas (marea roja).

“La marea roja o florecimientos algales nocivos, impactan directamente en los organismos que habitan en los ambientes costeros”, dijo el investigador.

“Por ejemplo, los organismos filtradores que se alimentan de esas algas al hacerlo, es necesario decretar una veda en el ecosistema porque se vuelve tóxico comer esos organismos o peces que viven en esas zonas”, añadió.

Esta problemática tiene alcances económicos debido a que los pescadores no pueden trabajar y obtener recursos para alimentar a sus familias, lo que produce una escasez de productos y encarece los precios para el consumidor final.

Francisco Gutiérrez mencionó que los resultados de la investigación más allá de estar orientados a proyectos de soluciones, se comparten con los tomadores de decisiones (gobierno), los cuales tendrán la última palabra en la manera de proceder.

“En esas instancias es responsabilidad de los tomadores de decisión implementar las acciones necesarias para que las problemáticas identificadas en los proyectos de investigación se resuelvan”, sostuvo.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40